Polémica

La Guardia de Barcelona detiene a 7.180 personas que incumplián las normas en playas y paseos

En Madrid confirman que la noche fue más tranquila, aunque puede revertirse por una festividad.
sábado, 15 de mayo de 2021 · 10:01

Las fiestas realizadas el sábado sólo fueron una advertencia de lo que ocurriría esta última noche. El Ayuntamiento de Barcelona desplegó a sus agentes de seguridad ante un auge de botellones que preocupa tanto como en las principales urbes de España, que se preparan para una nueva jornada complicada en términos de aglomeraciones.

La Guardia Urbana del Ayuntamiento debió interrumpir las fiestas de 7.180 catalanes, una cifra muy alta si se tiene en cuenta que el fin de semana apenas comienza. Playas como la Barceloneta fueron los puntos más críticos, al igual que otros paseos al aire libre. La capital catalana y Madrid fueron las urbes que presentaron mayores inconvenientes, pero es preciso remarcar que tanto en el municipio de Almeida (PP) como la Delegación del Gobierno ratificaron que este viernes ha sido más tranquilo de lo esperado. A continuación, "El Mundo" muestra cómo fue la intervención policial.

Los oficiales de seguridad fueron específicamente instruidos para un fin de semana que podía ser tan caótico como la noche del fin del estado de alarma. Ante ello, adelantaron los horarios de patrullaje para las 20 horas, de acuerdo a “El Periódico”. Si bien no es un toque de queda, permite realizar un repaso detallado de los principales lugares de denuncia: además de las playas, el paseo del Born se convirtió en una zona de encuentros en las últimas noches. Se han visto los disturbios que causaron los jóvenes en las calles, rompiendo jardines hasta lanzar objetos a la Guardia Urbana de Barcelona, tal como añade “Antena 3”.

Lo más dramático es que los problemas se generaron porque algunos transeúntes trataron de advertir el riesgo de las aglomeraciones, y recibieron como respuesta la agresión de hasta 12 personas que rechazaban las sugerencias. Quizás, la medida de abrir los bares en paseos como el mencionado termine siendo contraproducente para Barcelona. Si bien entrará en vigencia recién hacia el 24 de mayo, el aumento al 75% del aforo puede llevar al relajamiento de aquellos locales que tienen mesas en calles peatonales.

Es evidente que se puede salir, que se debe salir, y que la juventud y quien quiera puede hacerlo.

“El País” precisa las declaraciones de Miquel Sámper en la jornada de ayer, quien también se refirió a un refuerzo del operativo de seguridad que ya pudo haberse desbordado en su primera noche. Los principales inconvenientes radican en que los grupos reunidos superan el límite de seis personas. “La Vanguardia” precisa que, a diferencia de otras jornadas, la falta de mascarilla no fue el foco de las intervenciones policiales, por lo que no se levantaron sanciones a los presentes. Lo mismo ocurrió en Madrid, con muchas menos interrupciones a las reuniones sociales. La Delegada del Gobierno brindó una conferencia de prensa triunfante esta mañana, según “Europa Press”. Mencionó que la fiesta de San Isidro puede empeorar los números, pero que de igual modo es positiva la primera noche.

Hemos comprobado que ha tenido disuasión de cara a la presencia de madrileños en botellones. Ha sido una noche muy tranquila y esta noche lo será más.

Las autoridades esperan que los próximos San Isidro sean sin mascarilla, conforme al ritmo de la vacunación.

 

Otras Noticias