Madrid

El alcalde Almeida, Carmena y Villacís apartaron sus diferencias para celebrar San Isidro

Vox también clamó por un mensaje dirigido a los trabajadores, que hoy retomaron sus tradiciones.
sábado, 15 de mayo de 2021 · 12:08

Las elecciones de Madrid han dejado como legado un clima de fuerte polarización entre los partidos de derecha e izquierda. Sólo la Medalla de Honor concedida a dos exalcaldesas demostró un pequeño clima de concordancia entre el PP y Más Madrid, que justamente se canalizó en la festividad de San Isidro celebrada esta mañana.

José Luis Martínez Almeida, Ana Botella, Manuela Carmena y Begoña Villacís fueron los protagonistas del acto de la capital española. Dos de la sede de Génova, una de Más Madrid y la restante dirigente de Ciudadanos, coincidieron en apartar sus diferencias en esta jornada tradicional. En materia de organización, están programados algunos conciertos de aforo limitado que tratarán de preservar el distanciamiento social. Sin embargo, las carreteras vuelven a colapsarse por el primer feriado sin estado de alarma.

Pido el milagro civil para que reine la obligación esencial que rige la democracia, escuchar al otro.

La exalcaldesa del partido ecologista, Carmena, fue la primera en demostrar su voluntad de enviar un mensaje a la ciudadanía respecto al clima electoral. La campaña se caracterizó por amenazas cruzadas entre partidos que preocuparon a las autoridades por su seguridad. Según informa “El Mundo”, el también premiado Andrés Trapiello añadió en su mensaje que “todos, mal que bien, somos madrileños”. Incluso Ortega Smith, de la extrema derecha de Vox, hizo un llamado pacífico y neutral para pedir por la recuperación económica a San Isidro.

Sin olvidar que el dirigente fue el único que se opuso a la distinción de la exalcaldesa Carmena, aludió a la “unidad madrileña” para recuperar el trabajo en momentos donde la tasa de paro llega al 16%, según “Europa Press”. En este sentido, las tradicionales actividades del 15 de mayo han tenido lugar sin un estado de alarma vigente, pero con ciertas limitaciones necesarias. Han regresado las emblemáticas rosquillas al Horno de San Onofre, La Mallorquina y otros lugares conocidos, de acuerdo al portal “ABC”. Pero también se abrió un punto clave durante la pandemia: Ifema. El lugar que ofició como un hospital de emergencias abrió sus puertas para que se vendan los dulces, con la condición de contarse con el máximo de 6.000 personas. A continuación, "Europa Press" muestra una entrevista a una comerciante.

Llevamos 20 meses de parón y agradecemos al Ayuntamiento, a Ifema y a la Comunidad de Madrid que nos permita realizar esta actividad.

Los feriantes precisan a la agencia mencionada su tranquilidad por poder trabajar este año, a diferencia del anterior que contaba con un cierre total por la primera ola del coronavirus. Las carreteras también lucieron distintas, por un tránsito similar al de ayer que aumentó en las autovías con destino a Burgos y Extremadura, tal como añade “Voz Pópuli”. Como si fuera poco, resta la celebración del 15M del movimiento de indignados, un acto que se prevé que sea más político que el oficialmente organizado por el Ayuntamiento. San Isidro ha movilizado la celebración oficial de esta mañana, permitiendo que Almeida destaque a Carmena, o que, incluso, Cristina Cifuentes se permita bromear con la exalcaldesa ecologista, según “El Mundo”.