Cataluña

Ada Colau reclama un gobierno de izquierdas, pero ERC sólo valora una alianza independentista

La alcaldesa condiciona el traspaso de sus escaños con la exclusión de una formación.
sábado, 15 de mayo de 2021 · 12:08

La última sesión del Parlamento de Cataluña estaba programada para tratar las designaciones de los senadores regionales. No obstante, la investidura fue el principal tema tratado por las presentes formaciones, como los comunes de Podemos, que demostraron su oposición a Pere Aragonés. Este sábado, la líder del espacio compareció para calmar los ánimos e insistir en el mensaje de los morados.

Ada Colau se dirigió directamente a Salvador Illa y el candidato de ERC, con el fin de llamarles la atención para que conformen un tripartito de izquierdas. Puso como ejemplos los acuerdos en el Ayuntamiento barcelonés y La Moncloa para ejemplificar la posible buena sintonía que pueden tener socialistas e independentistas. Los primeros lo consideran, pero los republicanos sólo valoran un Gobierno separatista: los principales dirigentes se reprochan más el camino tomado con la CUP, que abrirse a una alternativa por fuera de ellos y Junts.

A mí no me corresponde hacer la fórmula y somos conscientes de nuestra fuerza, con ocho diputados en el Parlamento dispuestos a ayudar.

En la entrevista con "El suplement", la alcaldesa también se refirió al aniversario del 15M. 

La principal representante de Podemos en Cataluña reclama que los dos candidatos más votados el 14F aparten sus diferencias de “niños”, y negocien. Tal como precisa “La Vanguardia”, ofrece sus escaños para facilitar sólo y exclusivamente un Gobierno de izquierdas. El rol de los comunes sería similar al de la CUP, pues los anticapitalistas también cuentan con una minoría de nueve diputados que ayudarían a llegar a los 68 votos de investidura. Justamente por servir como una fuerza de “complemento” y acordar antes que con Junts, ERC analiza erróneo el origen de sus negociaciones con los amarillos. Los posconvergentes no perdonan que se hayan tomado acuerdos sin su consulta.

El diario antes citado revela que los conducidos por Laura Borrás aseguran tener un pacto casi sellado que luego no se ratificó en los votos de la investidura. Así lo manifestó un referente importante de Junts, como lo es Jordi Turull. En su opinión, el pacto de gobernanza está hecho desde el 1-0 y ahora las diferencias son tan menores como arreglables, tal como informa “LRP.cat”. Lo cierto es que el espacio de Carles Puigdemont se caracteriza por sus opiniones diversas respecto a ERC: otro espacio radical está reprochando en los últimos días a Jordi Sánchez, al entender que la “falsa promesa” de gobernanza los perjudicará en una repetición electoral.

Turull evita mencionar una repetición electoral y postula necesaria la "generosidad de todos" para acordar.

Se precipitó, porque significó empezar a negociar con una mano atada.

El principal cuestionamiento de las bases posconvergentes está centrado en “prometer algo no consensuado” dentro de la formación, según revelan a “El Periódico”. Aseguran que la militancia estaría muy en desacuerdo con ayudar a Aragonés, y ello lleva a pensar en una inminente convocatoria a los comicios ante la falta de investidura. ERC sólo tiene la certeza de la CUP, reivindicada recientemente en Tarragona. En esta provincia, el acuerdo llevó más tiempo del pensado, de acuerdo a “La Vanguardia”, y culminó con la inclusión de los anticapitalistas en el Ejecutivo de la zona. Es casi improbable que los republicanos se aparten del independentismo como pretende Colau, que se anima a tildar de “problemáticos” y excluir a los diputados de Junts. El presidente en funciones deberá decidir su futuro entre la traición a sus bases separatistas, o bien arriesgar la mayoría conseguida en una repetición electoral.

Otras Noticias