Pandemia

Las defunciones en residencias de mayores de Madrid superan en un 53% a las del resto del país

Un informe revela el exceso de mortalidad en los geriátricos de la CAM.
martes, 6 de abril de 2021 · 14:45

Aunque es muy difícil establecer el número exacto de fallecidos por coronavirus en las residencias de mayores en el país, un informe ha revelado que el 43% de defunciones en toda la pandemia se han producido en los geriátricos y de manera excesiva en la Comunidad de Madrid.

Según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, desde el inicio de la pandemia unos 30.000 usuarios de estos centros han fallecido. Sin embargo, esta información no sería real ya que durante los meses más críticos de la primera ola, marzo y abril de 2020, no existía aún prueba diagnóstica y por lo tanto, muchos casos no podueron ser catalogados como coronavirus.

Un estudio de la plataforma Envejecimiento en Red revelado hoy por La Vanguardia, que por primera vez se ha centrado en el número de fallecidos según su lugar de residencia y se ha basado en la suposición de que las defunciones por coronavirus “tendrían que distribuirse de forma proporcional al número de residentes en geriátricos de cada comunidad”, algo lógico si en todos los centros se hubiera actuado y luchado contra el virus de la misma manera, ha revelado que precisamente eso fue lo que no ocurrió.

Según esta investigación, comparando el número de fallecidos con el de residentes, en los geriátricos de Madrid la incidencia de defunciones es casi un 53% más alta que la media registrada en los del resto del país.

La incidencia de fallecimientos en geriátricos en Madrid es un 53% más alta que el resto del país.

El exceso de mortalidad en los geriátricos de la CAM podría deberse, según al estudio de esta plataforma, a que allí “se aplicó un protocolo de exclusión de la atención sanitaria en los hospitales de referencia a los residentes enfermos que tenían deterioro cognitivo o discapacidad motriz. Y esta exclusión se aplicó desde mediados de marzo hasta mediados de abril del año pasado, así que no se medicalizaron las residencias a pesar de que hubo sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid para que se llevara a cabo esa medida”. “Sólo se trasladaron a hospitales privados a aquellos residentes con seguros privados.” 

Estos argumentos ya habían sido presentados por otro informe de Amnistía Internacional, que expuso de manera concreta la gestión del gobierno de Isabel Díaz Ayuso durante el pico de la primera ola de la pandemia en las residencias de mayores.

A Madrid, le siguen Cataluña, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón, La Rioja y Navarra en número de fallecidos. Sin embargo, hay una gran diferencia entre la primera y la segunda, que tiene un 12% más que el resto. Según el informe, tal variación en la mortalidad en los geriátricos entre las autonomías “son un reflejo de la diferente gestión de la pandemia dentro y fuera de las residencias”.

Así mismo señala, que “muchas defunciones se podrían haber evitado de haber existido un objetivo claro para reducir la probabilidad de invasión del virus en las residencias protegiendo a la población mayor con altísimo riesgo de mortalidad en caso de infección”.