Crisis migratoria

Canarias: más de 150 refugiados piden ser repatriados por las malas condiciones de vida

Desde el Gobierno regional emitieron un comunicado reivindicando sus políticas.
domingo, 4 de abril de 2021 · 19:18

La llegada de inmigrantes a Canarias fue una de las grandes preocupaciones del Gobierno en el último año de pandemia. En las últimas semanas volvieron a aumentar las cifras de refugiados rescatados en las cercanías de las islas, pero a pesar de buscar un mejor “futuro”, algunos se arrepienten de haber arribado.

Más de 5.000 extranjeros permanecen a la espera de mejores condiciones de vida en el archipiélago, y en tanto aguardan en campamentos de emergencia creados por el Ejecutivo, algunos piensan en volver a sus países de origen. Por el lado de los canarios nativos crece el descontento, según algunas encuestas realizadas, ante la ausencia de barreras para el ingreso.

Las redes sociales están llenas de fotos de lugares bonitos, pero si yo hubiese visto una sola foto de la realidad que me encontré nunca habría venido.

Uno de los entrevistados en exclusiva por “El País” explica que sus expectativas estuvieron lejos de cumplirse. Insólitamente busca ser deportado a su país de origen para terminar sus días en el campamento que actualmente lo alberga. El desborde de inmigrantes que llegaron a Canarias fue primero contenido en el famoso muelle de Arguineguín, y luego con la “improvisación” de espacios de Defensa, el Gobierno buscó brindarles una mínima salida a los extranjeros. Meses después, las asociaciones de Derechos Humanos alertan por una variable: la de los niños, que estarían viviendo en condiciones muy precarias que el propio Ejecutivo regional admite. A continuación, "La Verdad Digital" muestra un video de protestas por el estado de los campamentos.

La consejera de Derechos sociales de la autonomía del PSOE emitió un comunicado hace unos días enviando un pedido particular a quienes realizan los registros a los refugiados, según “El Diario.es”. Debían ajustar sus datos, puesto que muchos menores terminaron siendo asignados en campamentos de adultos erróneamente. No es lo mismo el cuidado de un niño que el de adultos, pues en su mayoría llegan en pateras o cayucos rescatados, portando enfermedades o daños físicos ocasionados por sus dramáticos viajes. En este sentido, el Gobierno regional también oficializó una declaración institucional para lamentar la “carátula” que tiene en Europa, así como también tuvo el objetivo de reivindicarse como un destino de “oportunidades”.

Nuestra sociedad muestra su enorme pesar por la pérdida de vidas humanas en nuestras costas, un fallecido cada dos días y 17 horas.

En las encuestas, los residentes canarios descartan que los refugiados les quiten la oferta de trabajos.

Como “Europa Press” lo precisó esta semana, las autoridades regionales procuraron concluir en que las islas “no son una barrera de contención migratoria” en el continente. Los antecedentes históricos de los últimos 20 años traen al inconsciente colectivo una imagen dramática del archipiélago, como escenario de rescates por intermedio de Salvamento Marítimo y Frontex. Puertas hacia adentro, existen lamentables episodios en los que los nativos muestran su hostilidad con los inmigrantes. Un relevamiento de “Canarias 7” corrobora que el 54% de los consultados prefieren que se frene la admisión de extranjeros. Pero quienes llegan tampoco pretenden quedarse: 152 habrían solicitado a la OIM sus repatriaciones, según “El País”, de las cuales se conoce poco.