Pandemia

Salud mental: el consumo de ansiolíticos en 2020 es el más alto de la últimos diez años

España es el país del mundo con mayor consumo legal de benzodiacepinas.
viernes, 30 de abril de 2021 · 13:42

El consumo de ansiolíticos en España durante el año pasado, ha sido el más alto de los últimos 10 años, según un informe del Centro Europeo de Monitoreo de Drogas y Adicción que apunta a que este crecimiento en el consumo "puede explicarse por la necesidad de los usuarios de combatir la ansiedad que sufren en respuesta a la pandemia y al confinamiento".

Aunque en España, como en otros países  de la UE, como Portugal y Croacia, este consumo ya venía creciendo, sobre todo en medicamentos como el diazepam o el lorazepam, las cifras del año pasado se han convertido en nuevo récord. 

El lorazepam, por ejemplo, ya era el séptimo medicamento más vendido en nuestro país en 2017, y aunque se aconseja que el consumo de ansiolíticos como este que suelen prescribirse para tratar el insomnio y la ansiedad sea por tiempos limitados para no generar adicción, hay investigaciones que demuestran que esta recomendación no es escuchada.

Las recomendaciones sobre el tiempo de consumo del lorazepam no se están escuchando.

El año pasado, cuatro de cada 10 pastillas ansiolíticas consumidas en España eran lorazepam. El catedrático de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y presidente de la Sociedad Española de Ansiedad y Estrés (SEAS),  Antonio Cano Vindel ha señalado que "se aconseja no alargar su prescripción más allá de tres semanas, hay gente que lleva con esas pastillas tres meses o 10 años, es el tipo de fármaco que más se consume".

No solo el consumo de ansiolíticos crece en el conjunto de la Unión Europea y en España, también el de antidepresivos que aumenta casi a la par del número de personas que son diagnosticadas con ansiedad y depresión. 

En 2017, es decir, antes de la pandemia del coronavirus, en Reino Unido y Portugal por ejemplo, se consumían más de 100 dosis diarias de antidepresivos por cada 1.000 habitantes y aunque en España no se había llegado a esas cifras, el consumo es también muy alto. 

Una investigación en este campo concluye que dicho aumento se podría deber al "incremento en la prevalencia de trastornos mentales comunes, la preferencia de tratamiento con fármacos en lugar de otros tipos de tratamientos, el mayor acceso a los antidepresivos o la baja inversión en innovación terapéutica".