Ciudadanos

Inés Arrimadas aclara el cese al presidente de Melilla ante las críticas de la oposición regional

El PP y Vox de la ciudad aseguran que la decisión de hoy es tardía.
sábado, 3 de abril de 2021 · 05:30

Desde la crisis de la Región de Murcia, Ciudadanos lamenta cada semana la salida de algunos de sus dirigentes. Los motivos para pedir la moción de censura en esta comunidad habría sido el conocimiento de casos de corrupción “intolerables” para Inés Arrimadas. En este sentido, el presidente de Melilla habría traicionado al partido de este modo y la diputada ratificó su decisión de apartarlo.

La presidenta de la formación naranja compareció tras la noticia trascendida para añadir que existen “diferentes motivos” acumulados para despedir a su representante en la ciudad autónoma. Ahora los liberales iniciaron un proceso interno para esclarecer responsabilidades; en tanto Melilla está sumergida en una inestabilidad política que tiene a Vox pidiendo por la convocatoria a elecciones, y el PP desacreditando la decisión de hoy. A continuación, "Europa Press" muestra la comparecencia de la dirigente oriunda de Andalucía.

Es una decisión que ha tomado el comité de régimen disciplinario del partido aplicando expresamente y de manera escrupulosa los estatutos

En la comparecencia de Inés Arrimadas que precisa “Europa Press”, la diputada busca distanciarse de la salida de Eduardo de Castro. La tan cuestionada cúpula de Ciudadanos no habría intercedido en una decisión que tiene a los reglamentos de la formación liberal como protagonistas. A lo largo del viernes, los dirigentes destacaron la actitud irrenunciable contra la corrupción para diferenciarse de otros partidos (como el PP y Podemos) que mantienen en sus cargos a dirigentes investigados. Pero sin embargo, el líder de los populares en Melilla asegura que la expulsión del presidente es tardía.

Ha reunido méritos por no haber hecho caso al trato nacional entre el PP y Ciudadanos

Juan José Imbroda envió un mensaje dirigido a la cúpula del partido naranja. Cuando Eduardo de Castro optó por distanciarse del acuerdo que tenían Inés Arrimadas y Casado en Madrid, Andalucía, Castilla y León y Murcia, la dirección de los liberales no impidió que fuese investido por la Coalición por Melilla y el PSOE regional. Ahora el representante del PP cree conveniente que el presidente renuncie por “ética” en la Asamblea. Por el lado de Vox, que mantiene dos escaños en la ciudad, reprueban una legislatura resultante de “intereses divergentes” que llevan a la actual inestabilidad, según “El Faro de Melilla”. 

El futuro de la ciudad es incierto. Se desconoce la decisión del presidente de Melilla, y la presidenta de Ciudadanos genera más interrogantes al asegurar que la continuidad del dirigente “se resuelve en los estatutos”, según “Europa Press”. Los otros motivos que evita mencionar pueden relacionarse con la histórica relación distante con Eduardo de Castro. Desde su asunción en la dirección nacional de los liberales, el representante naranja hoy expulsado desconfió de su liderazgo: ante la crisis de Murcia y la ruptura madrileña de Aguado con Ayuso, reprochaba a la diputada su conducción “errática” por la pérdida de peso político en toda España, de acuerdo al portal citado. Sin embargo, en Melilla también se advertía la crisis naranja por la salida de los dirigentes Sancho-Miñano y Escobar, según “El Confidencial”, por diferencias con su referente en la ciudad.