Polémica

Cataluña: el independentismo radical envió una preocupante advertencia a sus dirigentes

Salvador Illa y Carlos Carrizosa repudiaron un hecho que investigan los Mossos.
martes, 20 de abril de 2021 · 05:15

El Gobierno de Cataluña continúa en funciones después de las elecciones de febrero. Si bien tiene una mayoría independentista, Pere Aragonés no puede ser investido por las diferencias que presenta Junts. Algunos partidarios de la separación catalana, o bien los opositores impacientes por el atraso de la nueva legislatura, se manifestaron de un modo preocupante.

Los Mossos han encontrado muñecos con distintivos de los tres partidos en distintos puntos de la región, lo cual puede suponer una “amenaza” o advertencia. Ahora todas las sospechas se orientan hacia L’Estaca, una organización que reivindicó el hecho, y que habría actuado por segunda vez de este modo. Sumado a ellos, Ómnium también volvió a presionar en esta jornada tanto a ERC, Junts y la CUP.

Un 52 % queremos la independencia. Primer aviso.

La policía catalana vuelve a intervenir en un hecho similar al que hace unos años involucró a los partidos antiseparatistas.

La alusión realizada supuestamente por los radicales independentistas tiene relación con el último resultado electoral, según “El País”. La mayoría absoluta que ahora podrían tener en suma sería pretexto para otra declaración unilateral, por lo que algunos optaron por advertir a las formaciones con muñecos colgados en las carreteras de la provincia de Girona. En estos momentos, la investidura se atrasa, pero ello no quita que el tripartito reclame mayores derechos (orientados al secesionismo) para que sus ciudadanos catalanes del extranjero cedan sus votos. Se trataría de un “voto delegado” que abre interrogantes pues las elecciones se celebraron hace dos meses y todavía están lejanas.

“Expansión” revela que ERC, Junts y el PDECaT presentarán esta propuesta en la Cámara Baja para que las delegaciones exteriores de Cataluña, que funcionan como una especie de embajadas, adquieran mayor importancia. Pero las próximas elecciones generales serían en 2023 y las catalanas en 2025. Así se abre el interrogante si la maniobra respondería a una nueva convocatoria electoral: por el momento ocurriría esto, pues los independentistas siguen sin formar Gobierno y el plazo máximo para hacerlo será en apenas un mes. Esta sería la premura lógica de Aragonés, y también, por lo visto, de L’Estaca. En medio de la investigación de los Mossos, celebraron la repudiable presentación de muñecos, que no sería la primera que avalan con este carácter “extorsivo”.

El pueblo votó y dejó claro que quiere la independencia y, sin perder más tiempo, exigimos el cumplimiento de sus demandas.

Como lo precisa “El País”, la gran sorpresa la dieron quienes conforman este polémico grupo que también reivindicó un bloqueo de transportes hace unas semanas. “Crónica Global” relataba a fines de marzo que el grupo celebró la interrupción del servicio que estaban prestando Renfe y Adif. En sus redes sociales, definían el acto como una especie de “demostración de fuerza” contra el Estado español que los perjudicaba. Salvador Illa repudió el hecho, de acuerdo al diario antes citado, distanciándose de las diferencias políticas con el tripartito independentista. Otro de los opositores de los secesionistas de Cataluña es Carrizosa (Ciudadanos), quien lamentó estas manifestaciones públicas y remarcó que los catalanes “merecen vivir” sin extremismos políticos.

En la cita al portal "ABC", el último candidato de los liberales reprobó las imágenes vistas en cuatro puentes de la C-17.