Cataluña

ERC y Junts vuelven a distanciarse por la estrategia independentista ante La Moncloa

Además de la problemática del Congreso, la CUP sigue siendo la traba para Laura Borrás.
viernes, 2 de abril de 2021 · 02:00

Finaliza una semana compleja para el independentismo catalán por la falta de acuerdo en la investidura a Pere Aragonés. ERC y Junts están cada día más lejos de poder conformar el nuevo Gobierno de Cataluña, y este malestar emerge también en el Congreso de diputados.

La Cámara Baja es un terreno particularmente favorable a los republicanos, quienes no estarían dispuestos a conformar un grupo independentista uniforme con los posconvergentes. Más allá de las razones numéricas y políticas para que la formación que lidera Gabriel Rufián no fortalezca su influencia, la decisión de los herederos de Oriol Junqueras alejaría el plazo que el presidente actual estableció para el próximo 15 de abril.

Falta un proyecto que interpele a los 74 diputados independentistas y que defina la mecánica del nuevo Gobierno hasta el del Consejo por la República.

“El País” replica una de las condiciones expuestas por uno de los diputados de Junts. La mayoría absoluta del independentismo es una realidad en el nuevo Parlamento que preside Laura Borrás, pero su unidad todavía es una utopía por las diferencias que surgen para separarse de España. El hecho de unir los 12 diputados de ERC a los cuatro que tiene el partido de Carles Puigdemont tiene la condición de realizar una apuesta fuertemente hostil a La Moncloa. En este sentido, Salvador Illa prometió a Aragonés colaborar en la mesa de diálogo, según “20 minutos”, que justamente los posconvergentes cancelaron desde la inhabilitación a Quim Torra. La alternativa negociadora con el Ejecutivo de Pedro Sánchez no fue ni siquiera resignada del pacto con la CUP, que según analizan en “Economía Digital”, es la clave del actual presidente para su próxima gestión.

El preacuerdo anunciado hace exactamente una semana tiene previsto un cambio en los Mossos y otro en la vía independentista, pero desde el medio citado advierten que elegir a la CUP como primer socio ya limita las gestiones económicas de Junts. Además, Aragonés y sus diputados ya están exponiendo las trabas que suponen negociar con Borrás. En la vereda de Dolors Sabater pueden lucir un desempeño electoral superior al previsto, y una capacidad de acuerdo que “no sería revisada” por los republicanos. Sergi Sabrià así lo confirmó recientemente, en un nuevo distanciamiento de los posconvergentes, que tuvo de igual modo una leve sintonía en un reclamo reciente.

El dirigente promete, en la entrevista con "EFE", ir al punto clave de la negociación en la próxima reunión con Junts.

Advertimos a Junts que íbamos mucho más rápido con la CUP.

“El País” replica el mensaje enviado desde ERC a Borrás, en una nueva jornada que los dividió por las diferentes posturas con el Gobierno central. Solo la polémica por el partido de Kosovo los unió al menos por un momento: registraron una pregunta en el Congreso, consultando si España dejaría de reconocer a los seleccionados catalanes y vascos, según “La Razón”. El último partido del combinado de la región ha sido en marzo de 2019, y desde ese momento, las trabas políticas impidieron que vuelva a participar. Lo cierto es que el independentismo no logra unirse como piden sus líderes, Junqueras y Puigdemont, tanto por la vía independentista como por la CUP. El grado de incertidumbre en las negociaciones llega al punto de tener revelaciones por parte de Junts, que precisa “Economía Digital”, desde donde aseguran que “no tienen conocimiento” del pacto de Aragonés con el partido de Sabater.