Cataluña

Los Mossos recibieron 400 denuncias por fiestas ilegales y locales que incumplen las restricciones

Tal como advirtió el consejero de Interior, la utilización de los domicilios se está expandiendo.
lunes, 19 de abril de 2021 · 04:15

Las autoridades sanitarias de Cataluña están analizando una baja en la curva epidemiológica de contagios desde hace más de una semana. Las restricciones parecen haber sido cumplidas mayoritariamente, pero estos datos no evitan que sigan presentándose lamentables botellones en las noches.

Los Mossos interrumpieron una fiesta de 105 personas que incumplieron el toque de queda, y tampoco portaban mascarillas. Este episodio sucedió en Barcelona, aunque no habría sido el único: otros 295 catalanes fueron detenidos en distintos botellones o fiestas ilegales que no parecen tener un punto final. Más allá del buen presente, las aglomeraciones y las reuniones no son aconsejables porque el Rt sigue subiendo, situándose en 1,38.

La policía catalana admite que debieron desplegar muchos policías para el desalojo. 

Los cuerpos policiales tienen que afrontar todos los fines de semana denuncias por fiestas que, claramente, están prohibidas desde hace más de un año, cuando iniciaba la pandemia. En el caso de la fiesta que contaba con un centenar de asistentes, los organizadores habrían buscado una casa que se ubicaba a las afueras de un pueblo barcelonés, según “La Vanguardia”. La modalidad fue advertida por Miquel Samper, responsable de Mossos, al comienzo de esta semana. El consejero alertó que los domicilios particulares son el escenario principal de estas fiestas, en lugar de los botellones tradicionales que de igual modo se siguen repitiendo, según “El Periódico”.

Los contagios que pueda haber en estas fiestas se trasladan después a las viviendas de cada uno de los participantes

El dirigente advertía por la propagación característica del coronavirus, al comienzo de una semana que todavía se alejaba de los actuales indicadores. Si bien la incidencia se ubica en los 226,85 casos por 100.000 habitantes, la Rt sube y ayer sorpresivamente se registraron 500 ingresos (en una sola jornada) a los hospitales de Cataluña, de acuerdo al medio antes mencionado. Por este tipo de cuestiones, la poca movilidad nocturna puede ser limitada nuevamente ante la falta de respuesta de los jóvenes. En este sentido, surge el interrogante sobre los cierres perimetrales que los expertos de la Universidad Politécnica, desestiman, según “Expansión”.

Los agentes actuaron en la noche sobre el paseo del Born, en conjunto con Guardia Urbana, para interrumpir las celebraciones de varios grupos de jóvenes.

No conviene confiarse en medidas como la perimetración por comunidades, que se insiste en seguir aplicando, cuando no parece demostrar eficacia

Los consultados coincidieron en afirmar que “es difícil” controlar la interrelación social en períodos festivos, como en el caso de las fiestas navideñas que generaron malos resultados y el inicio de la tercer ola; así como también la Semana Santa que aceleró la cuarta etapa pandémica. Por ello, el gran dilema de los Gobiernos regionales radica en un futuro sin estado de alarma: las restricciones y sanciones actuales no evitan que se hayan desarrollado fiestas como la registrada en Barcelona, en las que también se desafía a la actividad de los Mossos improvisando escapes fallidos. “El Periódico” añade otra realidad de los incumplimientos, en las cuales los locales de ocio nocturno abren y permiten un aforo superior al permitido, tal como ocurrió específicamente en Ciutat Vella.