Galicia

Feijóo defiende la autonomía de su región ante una reforma de Hacienda que tilda de “centralizada”

El presidente popular comparó la iniciativa con los delitos de sedición catalanes.
lunes, 19 de abril de 2021 · 20:31

El Ministerio de Hacienda comenzó a trabajar en el proyecto de reforma fiscal que traerá, seguramente, mayores competencias para el Gobierno central y perjuicios para Madrid. El PP ha tomado esta propuesta para confrontar en la campaña de Ayuso y, ahora, suma presidentes regionales que también reprueban una medida que afecta a la cogobernanza.

El presidente Feijóo descarta que el Ejecutivo piense en una armonización fiscal para equilibrar las cuentas de todas las comunidades, sino que se trata de una “recentralización” encubierta. El líder regional de Galicia avala una potencial reforma, pero alerta que la presente puede ser arbitraria. María Jesús Montero todavía no negocia con los representantes regionales: hasta ahora se limita a mantener reuniones con expertos, pues un nuevo año recesivo está por delante y el déficit fiscal (en relación a otros países limítrofes) sigue extendiéndose.

Armonización con corresponsabilidad fiscal, sí; recentralización fiscal, volviendo para atrás la moviola, me parece que hay que estudiarlo bien.

En la comparecencia de hoy, habría anticipado que programa reformas "estatuarias" con el Gobierno.

El portal “ABC” resume la distinción realizada por el referente del PP en la Xunta. Recordó a todos los presentes en la conferencia brindada que “somos un Estado autonómico”, en una búsqueda por mostrarse comprometido con los intereses ciudadanos a sólo 24 horas de una multitudinaria marcha que reclamó por el nacionalismo gallego. El llamado de atención para Hacienda tiene mucha relación con lo que varios expertos anticipan: algunos impuestos que tiene en mente el PSOE serán exclusivamente beneficiosos para la recaudación del Gobierno central, principalmente, el que afectará al “patrimonio de tipo mínimo”.

Los entrevistados por “La Vanguardia” explican que en algunas comunidades esta denominación equivale a 0 y, por lo tanto, quienes serán los “nuevos contribuyentes” pagarán un gravamen que no tendrá como destino las arcas regionales; sino que la estatal. Añaden que “sería legal” que se imponga este impuesto, aunque claramente contradice principios (hasta constitucionales) que reconocen la autonomía de las regiones que conforman al país. Los fines políticos o partidistas están bajo sospecha por Casado, Ayuso y hoy, recientemente, lo expuso Feijóo, recordando antecedentes para desestimar la reforma. Tienen razón en que la creación de la misma está siendo abordada por la Fundación Alternativas, según revela “El Economista”, lo cual supondría falta de imparcialidad por sus vínculos con la sede de Ferraz.

Los expertos aseguran que las comunidades que tienen bonificaciones (Madrid) no recaudarían dinero con la reforma.

Los pactos coyunturales carentes de perspectiva impactan como la sedición orquestada por el secesionismo catalán.

“ABC” precisa este ejemplo deslizado por el presidente gallego. Después de octubre de 2017, en jornadas del referéndum catalán, el aporte de Cataluña al PIB disminuyó progresivamente por la “inseguridad fiscal” de apostar a una región que, justamente, estaba (y continúa) en crisis con La Moncloa. Puede que la coyuntura actual que menciona Feijóo tenga relación con las elecciones de Madrid. Lejos de despejar las sospechas políticas, la asociación que prepara la reforma estaría conformada por profesores que no trabajan en la gestión pública, según el medio antes citado, por lo que ese punto será discutido en el futuro por la oposición. El principal fin que tiene Hacienda es reequilibrar el gasto con esta reforma: “Cinco Días” confirma que en el Gobierno responsabilizan al aumento de los salarios y pensiones la presente pérdida en ingresos y egresos.

Otras Noticias