Cataluña

El preacuerdo de ERC y la CUP incluye un nuevo "embate" al Estado antes de 2025

Otras condiciones de los anticapitalistas son el impulso de una eléctrica pública y un plan piloto de renta universal.
martes, 23 de marzo de 2021 · 10:55

El preacuerdo entre ERC y la CUP, aún pendiente de la validación interna en ambas formaciones, incluye el planteamiento de un nuevo "embate" al Estado antes de la finalización de la legislatura en 2025, si la mesa de negociación priorizada por Esquerra llega a fallar.

Esta y otras propuestas de orden social que estaban incluidas en el programa de la CUP, como el impulso de una compañía energética pública, el lanzamiento de una prueba piloto de renta básica universal y la aprobación de una ley de alquileres urbanos en Cataluña, son algunas de las condiciones que estarían exigiendo los anticapitalistas para cerrar el acuerdo. 

El preacuerdo en el que han estado trabajando las comisiones sociales de ambos partidos durante dos semanas, se divide en la agenda social y económica del próximo Gobierno de Cataluña y la cuestión nacional, y el texto con los detalles del mismo fue enviado ayer lunes a la militancia de la CUP, que deberá manifestarse sobre el pacto este jueves 25 de marzo.

La militancia de la CUP deberá manifestarse sobre el texto del preacuerdo con ERC este jueves.

El texto explica los 11 compromisos en temas sociales entre ERC y la CUP, así como el marco político alrededor de la "confrontación democrática", y el  apartado en el que se detallan las contrapartidas de los anticapitalistas. En este último, se señala que dicha  formación se implicaría en la gobernabilidad, la estabilidad parlamentaria y la aprobación, cuando estén relacionados a los puntos pactados. 

Así mismo, se crearían tres espacios nuevos de coordinación que se encargarían de hacer la revisión y el seguimiento del acuerdo, y Pere Aragonès se comprometería a someterse a una cuestión de confianza en medio de la legislatura.

A nivel nacional, los anticapitalistas aceptan que el Gobierno catalán presidido por Pere Aragonès mantenga, en las condiciones que ERC considere, la mesa de negociación con el Estado, pero, si esta no consigue los objetivos marcados durante los próximos dos años, los republicanos tendrán que preparar una nueva confrontación antes de la finalización de la legislatura. 

Otras Noticias