Cataluña

Borrás posterga la investidura de Pere Aragonés por desconfiar de su plan independentista

La dirigente de Junts espera aumentar su control en un órgano clave.
sábado, 20 de marzo de 2021 · 06:45

La Mesa del Parlamento de Cataluña está conformada y comenzó a correr el plazo legal para proponer candidatos de investidura. Salvador Illa tiene difícil acceder a su pedido, por la injerencia directa de Laura Borrás (Junts) como presidenta, pero la candidatura de Pere Aragonés tampoco es una certeza en estas horas.

La formación de Carles Puigdemont todavía “no se apresura” en brindar su confianza al candidato de ERC, debido a que su plan independentista estaría incompleto. “El Periódico” revela los inconvenientes que están teniendo los republicanos, quienes ya cumplieron su parte al designar a Borrás. La dirigente ya inició designaciones que se alejan de sus posibles socios, así como también presiona por el control del Consejo por la República.

Tendrán que explicar muy bien su decisión.

Los allegados a los de Pere Aragonés, consultados por el medio citado, ya comienzan a desconfiar de los objetivos de Junts para la próxima investidura. El liderazgo del actual presidente de Cataluña es discutido por reconocidas personalidades de la región, como Oriol Mitjá (cercano a los posconvergentes), quien ha pedido públicamente que Vilalta suplante al candidato que finalizó en segundo lugar el 14F. Sostiene que es tiempo de la conducción de las mujeres, según “El Periódico”, pero no mencionó a Borrás. La dirigente ya demuestra su importancia al mando del Parlamento: nombró al histórico independentista Lluís Guinó como asesor.

En su reunión con los empresarios, la presidenta se comprometió a conformar una comisión parlamentaria de reactivación económica.

Condenado por la declaración ilegal de independencia, el dirigente vuelve a la actividad con la ayuda de la presidenta parlamentaria de Junts, según “Europa Press”. Otro de los contactos que ha reestablecido Borrás la vincula con los empresarios de Foment y Pimec, de acuerdo al diario antes mencionado, en una búsqueda de apoyos que no está incluyendo al candidato de ERC. Estas patronales fueron las mismas que firmaron manifiestos contra la Generalidad hace unas semanas, para reclamar una mayor intervención en la economía. En un plano más simbólico, el Consejo de la República es otro bastión de poder que la sucesora de Puigdemont reclama: la CUP también se opone a la irrupción de este órgano.

Pretenden traspasar ciertos poderes de la Generalitat al Consell, como si en ese órgano estuviera la verdadera Generalitat.

“Europa Press” revela que el partido de Pere Aragonés ya advierte los planes de Junts para que el expresidente y actual eurodiputado vuelva tener poderes decisión, pues preside esta institución. Conformado en marzo de 2018, ocupa un lugar de resistencia desde su fuga de la justicia española. ERC y la CUP conformarían un frente común al valorar que la independencia tiene “otras vías” distintas a la utilización de los recursos públicos. Este punto es el que más divide, y en efecto, el propio Consejo emitió un polémico comunicado para aclarar el destino de sus fondos: justamente admite que el 39% del dinero sirve al “mantenimiento de la estructura del exilio”. 

Otras Noticias