Libertad de expresión

La Moncloa modificará los delitos de opinión para finalizar con polémicas como la de Pablo Hasél

Desde el Ministerio de Justicia y Podemos tienen dos proyectos similares.
martes, 9 de febrero de 2021 · 05:45

Las críticas a la Casa Real se han extendido durante 2020 por los escándalos del Rey Juan Carlos. Se han visto muchas manifestaciones en su contra a lo largo de España, que fueron sujetas de responsabilidad penal por parte de sus autores. El Gobierno de Pedro Sánchez presentará una ley que estará orientada en la protección de este tipo de expresiones.

La Moncloa buscará modificar una normativa que define como “desalentadora” de la difusión libre de ideas al sancionar a quienes se opongan a la Corona, y otras instituciones, en manifestaciones artísticas. El borrador del proyecto habría sido elaborado por el Ministerio de Justicia, y confluiría con el perteneciente a Podemos, quienes apuntan directamente al origen de los delitos.

Juan Carlos Campo tendría previsto modificar los artículos 578 y 510 del Código Penal.

En un sistema democrático cuanto más poder tiene una institución mayor ha de ser la exposición a la crítica legítima por parte de la ciudadanía

Europa Press revela parte del proyecto del partido morado. La referencia al franquismo es directa al denunciar el “impedimento” de realizar algunas actividades que resultan “injuriosas” para algunas instituciones como la Iglesia. Pero sin lugar a dudas, el caso de Pablo Hasél pudo haber despertado la iniciativa en ambos socios de Gobierno tras su detención. Algunos juristas consultados por Público han coincidido en estos últimos días respecto a los límites de la libertad de expresión y la falta de consenso sobre los mismos en los propios juristas. A continuación, "RT en Español" muestra las protestas contra la condena del artista mencionado.

No es normal que no se suspendan penas cortas privativas de libertad salvo que el Tribunal haya visto, por las características del sujeto y sus propios actos

El principal freno para impedir que la sentencia contra el rapero sea desestimada reside en “el honor a la Corona” y con otros tipos penales que pueden ser tomados como “subjetivos”. También la presión pública por parte de artistas intelectuales como Pedro Almodóvar y Joan Manuel Serrat influyen en el descontento generalizado de los españoles. La Moncloa no pretende suprimir el delito, sino delimitarlo a las expresiones que efectivamente insten a conductas inadecuadas. Por el lado de Podemos, remarcan que las organizaciones que serían objeto de sanción ya no estarían activas.

El partido de Pablo Iglesias tilda la normativa de “obsoleta” por no ajustarse a los estándares de una “democracia desarrollada” como España. Lo más problemático para la jurisprudencia española es la diversidad de fallos tomado por el Tribunal Constitucional, tal como analiza “El País”. El debate afecta tanto a las formaciones de izquierda, como también a las de derecha: este es el caso de Vox, quienes tuvieron su cuenta de Twitter suspendida por determinadas expresiones.