Galicia

Alberto Núñez Feijóo impone multas de hasta 60 mil euros en el plan de vacunación

El gobierno regional es el primero en hacer obligatoria la inmunización.
martes, 23 de febrero de 2021 · 15:10

El presidente de la Junta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha despertado la polémica en la región luego de que sea aprobada la proposición de ley que instituye a la vacuna anti Covid-19 como obligatoria en el territorio autonómico. 

Este martes, el Parlamento gallego ha reformado la legislación sanitaria incluyendo sanciones que van desde 1000 a 60 mil euros para quienes se nieguen a ser inmunizados contra el coronavirus. 

Pese a las fuertes críticas que mantiene la oposición, la mayoría absoluta del Partido Popular en la Cámara regional le ha permitido a Feijóo sacar adelante esta iniciativa, que le permite a las autoridades, en determinadas circunstancias, obligar a la vacunación. 

Negativa injustificada a someterse a medidas preventivas, consistente en la vacunación o inmunización prescrita por las autoridades sanitarias, de acuerdo con lo establecido en esta ley.

Tuit del PP de Galicia sobre la aprobación de la ley.

La nueva normativa le brinda herramientas jurídicas a la Junta para aplicar multas, restringir en determinado momento la circulación de personas, y hacer intervenciones sanitarias de acuerdo a la situación epidemiológica en la comunidad autónoma. 

Los 32 votos en contra de los nacionalistas gallegos y del Partido Socialista, no han alcanzado para bloquear la reforma de Alberto Núñez Feijóo, que según la diputada Iria Carreira, encara "un problema de salud pública como si fuese un problema de orden público". La aprobación ha sido también reprochada en duros términos por el socialista Julio Torrado. 

 Someter a Galicia a un estado de alarma permanente, regular derechos y restringir libertades aprovechando una época de incertidumbres, miedos y desasosiegos.

La líder de BNG, Ana Pontón, no ha tardado en cuestionar la modificación a la Ley de Salud: "Ante una crisis sanitaria, que también deja una crisis económica y social sin precedentes en tiempos de paz, la respuesta de un gobierno no puede ser multas y sanciones".