Moncloa

El Gobierno analiza los tiempos de la reforma penal

La rebaja del delito de sedición y los indultos buscarán disminuir la crisis territorial.
domingo, 21 de febrero de 2021 · 15:23

El Gobierno de coalición ha retomado su proyecto de reforma del Código Penal, a la par que las fuerzas independentistas van trazando el escenario político luego de las elecciones catalanas del 14 de febrero. 

Los conflictos territoriales están marcados como cuestión prioritaria por Sánchez e Iglesias, que han tendido puentes de diálogo de gran trascendencia con formaciones regionalistas, desde el mismo acuerdo de investidura que ha abierto la puerta a la actual Legislatura. 

Desde Moncloa se está estudiando la hoja de ruta para encarar la reforma penal, que podría presentarse para su aprobación en el Congreso de forma global, o bien ir abordándose por partes. Este manejo de los tiempos, se especula tratar primero la rebaja del delito de sedición, y posteriormente los indultos para los presos políticos. 

El Gobierno ha retomado el proyecto de reforma del Código Penal.

El Ejecutivo de Sánchez ha dejado trascender, a través del diario El Periódico, estas alternativas que manejan los equipos de Moncloa, que están muy pendientes de las conversaciones para confirmar el nuevo Gobierno catalán. 

No tiene por qué ir todo en el mismo texto. Son cosas diferentes. Lo lógico sería que la tramitación fuese independiente, pero tenemos que decidirlo. Todavía estamos viendo el contenido, el alcance y las fechas de la reforma. 

Suavizar las penas para los condenados por rebelión puede constituir un primer paso para acercar posiciones entre el Gobierno y ERC, de cara a posibles pactos para conformación del Ejecutivo, y para las votaciones de leyes relevantes en Congreso de Diputados. 

Este es el motivo por el cual las fuentes gubernamentales indican que la reforma podría ejecutarse en fases, de cara a las negociaciones con los partidos nacionalistas. Por ello han adelantado que el indulto a los dirigentes del 1-O estaría pensado para el próximo verano. 

El indulto a los dirigentes del 1-O estaría pensado para el próximo verano.

De todos modos, en el Gobierno de Sánchez se tiene como objetivo no abrir más frentes de conflicto, y la situación catalana ha sido mencionada en ese sentido por el presidente en reiteradas oportunidades. 

 Es muy importante superar tiempos aciagos que nos sonrojan a todos. Cuando hablamos de Catalunya, nadie está libre de culpa. Todos hemos cometido errores. Tenemos que aprender de ellos y mirar hacia delante. 

Los resultados del 14-F, la voluntad de llevar a cabo la Mesa de Diálogo, y la promesa de una reforma a plazos que beneficie a los líderes políticos de los partidos catalanistas, le dan el marco al desafío que debe encarar el Ejecutivo para resolver los conflictos territoriales.

Otras Noticias