Gobierno

Luego de tres días de disturbios, Pedro Sánchez afirma que “la violencia es inadmisible”

El presidente marca un contraste con las expresiones de Pablo Iglesias.
viernes, 19 de febrero de 2021 · 11:20

El titular del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, ha intervenido finalmente en el escenario de tensión política que han generado los disturbios durante las protestas por el ingreso prisión del rapero Pablo Hasél, marcando un claro contraste con su socio de Gobierno, Pablo Iglesias. 

El presidente ha formulado declaraciones en las que se vislumbra claramente el trazado de una línea hacia los últimos posicionamientos de Podemos. Este viernes se ha referido a los incidentes en Madrid y Barcelona en abierta diferencia con los morados, y también ha hecho una clara alusión a las expresiones de Iglesias sobre la normalidad democrática. 

Mientras que los podemitas han centrado sus comentarios sobre los disturbios en críticas hacia la actuación policial, Sánchez ha sido rotundo: "El Gobierno actuará con contundencia contra cualquier forma de violencia", ha sentenciado durante un acto en Mérida, en el que ha presentado el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Española.  

En una democracia plena como es España, la violencia es inadmisible. 

En un mensaje directo hacia las afirmaciones del líder podemita, el jefe de Moncloa ha defendido una vez más la calidad de las instituciones democráticas españolas. No obstante, en el marco de firmeza con el que se ha plantado ante los dichos de Podemos, el presidente también ha enviado un guiño hacia Iglesias. 

"La democracia española tiene una tarea pendiente: ampliar y mejorar la protección de la libertad de expresión". 

Pedro Sánchez ha advertido que la condena recibida por Hasél ha despertado resquemores en los ámbitos europeos, y en este aspecto no ha querido desmarcarse de los reclamos podemitas y ha subrayado el compromiso de modificar el Código Penal para que los delitos de injurias no tengan pena de prisión. 

Las fuentes de Moncloa, pese a que reconocen los enfrentamientos existentes, han reiterado que la coalición no corre riesgo con las disputas. Incluso algunos dirigentes han señalado que marcar en forma pública estas diferencias ha hecho crecer el apoyo al Ejecutivo en el último barómetro del CIS.