Protestas

ERC pide debatir el modelo policial

Esquerra se suma al pedido de Junts y la CUP para democratizar la seguridad pública.
viernes, 19 de febrero de 2021 · 10:40

Luego de la tercera noche de incidentes por las reacciones al encarcelamiento del artista Pablo Hasél, las repercusiones en la dirigencia política se siguen acentuando. ERC se ha expresado al respecto, en la misma línea que otras fuerzas de izquierda, poniendo el foco en la necesidad de modificar el marco de actuación policial. 

El dilema entre los disturbios en las protestas y las respuestas de las fuerzas del orden viene generando varias tensiones en el tablero político. Ha provocado nuevos chispazos en los socios de la coalición del Gobierno, y también ha tenido coletazos en Cataluña, donde JxCat y la CUP han cuestionado la intervención policial en Barcelona. 

Estas declaraciones de las fuerzas catalanistas respecto a los altercados tienen también como telón de fondo las negociaciones para la conformación del Gobierno regional, en las que ERC tiene la llave de la investidura y recibe las presiones de los otros partidos. 

La portavoz de ERC ha asegurado que hay que repensar la estructura de las instituciones policiales.

La portavoz de los republicanos, Marta Vilalta, ha efectuado declaraciones en La 2 y en Radio 4, asentando la postura de su formación que apunta a “ir al fondo del asunto, ir a la raíz del problema" y repensar la estructura de las instituciones policiales. 

"Debe haber un cambio de modelo de seguridad pública y caminar hacia una policía democrática adaptada al siglo XXI". 

Si bien Vilalta ha aclarado que “no comparte” la forma en que los manifestantes se han pronunciado, ha recordado que se trata de un rechazo a “una situación injusta”, en referencia al ingreso a prisión de Hasél, “por ejercer la libertad de expresión”. 

Pese a sumarse a los cuestionamientos hacia la policía, la portavoz de ERC ha replicado que “no podemos dejar el cuerpo sin instrumentos”, y que abogan por trasladar este debate al Parlamento catalán, y no a las reuniones para definir el próximo Ejecutivo, quitando así fuelle a las presiones de la  CUP y JxCat.