Congreso

Pablo Iglesias se cruza con el PP por la normalidad democrática

El vicepresidente señala que mientras se encarcela al rapero Hasél, Cifuentes “se va de rositas”.
miércoles, 17 de febrero de 2021 · 14:09

El vicepresidente segundo Pablo Iglesias ha mantenido este miércoles uno de los pasajes más tensos durante la sesión de control en el Congreso, al cruzarse agrias palabras con el secretario general del PP, Teodoro García Egea. 

El nivel de calidad de la democracia ha sido el centro del debate, y ha motivado las intervenciones filosas del líder de Podemos y del diputado popular, que han intercambiado diversos ejemplos de “anormalidad”. 

La oposición tenía un trámite complicado en el hemiciclo, a pocas horas de la catastrófica derrota electoral catalana, y del anuncio de Casado de abandonar la sede del partido, reconociendo irregularidades y la intención de dejarlas atrás. Por ello ha apuntado sus cañones hacia Pablo Iglesias y sus manifestaciones sobre la calidad institucional.

Garcia Egea ha comandado esta arremetida contra el vicepresidente segundo, manifestando con ironía que podía “entender” esas polémicas declaraciones porque “cuando un Gobierno acosa al poder judicial, silencia al parlamento, paga a su niñera de dinero público o defiende a los okupas, es una anormalidad democrática".

Iglesias ha recogido el guante, y ha decidido desplegar una serie de sucesos políticos perpetrados por el PP, afirmando que "ojalá hubiera plena normalidad democrática. Pero si no la hay, es precisamente por lo que su partido ha hecho”.

No me parece normal que Cifuentes se vaya de rositas y Pablo Hasel esté en la cárcel.

La máxima figura del partido morado también ha reprochado como una deficiencia institucional que el Partido Popular "bloquee la renovación del CGPJ para seguir controlando la sala segunda del Supremo por detrás". 

No me parece normal que su partido se haya financiado ilegalmente durante décadas. 

No obstante, el blanco elegido por los populares no ha sido casual. Las divergencias internas en la coalición de Gobierno por la postura de Pablo Iglesias, se encuentran aún a flor de piel. Y han quedado evidenciadas en la ausencia de aplausos de la bancada socialista luego de las respuestas del podemita.