PP

Pablo Casado avisa que dejarán la sede de la calle Génova

El presidente popular anuncia que no volverán a dar explicaciones sobre el pasado.
martes, 16 de febrero de 2021 · 13:55

El titular del Partido Popular, Pablo Casado, ha intentado este martes un golpe de efecto al anunciar que se abandonará la histórica sede nacional de la formación en Madrid, para hacer un corte con los hechos de corrupción que se investigan en la justicia. 

El presidente de la formación conservadora ha realizado este compromiso en su intervención durante el Comité Ejecutivo Nacional en el que, junto a los barones territoriales, se hizo una evaluación de la catastrófica derrota sufrida el domingo en Cataluña. 

Presionado por las múltiples críticas hacia su estrategia, y con un amplio frente judicial que vincula al PP con serias irregularidades, Pablo Casado ha decidido mover ficha, sin hacer ninguna autocrítica, y adelantando que no habrá cambios en la cúpula. 

No debemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando esta misma semana en los tribunales.

El líder de los populares ha sostenido la argumentación que explica el fracaso en las elecciones catalanas indicando como causa la “tormenta perfecta” creada por la confesión de Bárcenas y la instalación en la opinión pública del Partido Popular ligado a casos de corrupción. 

"Las hipotecas en política no son hereditarias y no podemos seguir pagando facturas de cuestiones que ni conocemos", ha aseverado el presidente del PP, reafirmando que apunta a una ruptura con la anterior dirección, y a una regeneración del partido. Apostando a que estos retoques en la estructura de la formación sean asimilados del mismo modo por la sociedad. 

 Desde hoy esta dirección no va a volver a dar explicaciones sobre ninguna dirección pasada. No nos lo podemos permitir más con el calendario judicial que se avecina. 

Pablo Casado ha lanzado de esta manera un contraataque hacia un sector de adversarios internos, que había sugerido dimisiones, y que se muestran muy incómodos con el giro de la actual cúpula hacia  “un proyecto de centro derecha, moderado y transversal”. 

La intención de romper con las anteriores conducciones del partido tiene como objetivo despegarse de las acusaciones de los Tribunales, pero también trazar una línea divisoria que ubique a sus críticos del ala dura como parte de ese tan reprobable pasado que quiere barrer bajo la alfombra.

Otras Noticias