Pandemia

El presidente del País Vasco elaborará una ley que amplíe las restricciones tras el revés judicial

A pesar de los buenos indicadores, Iñigo Urkullu vuelve a reprochar el estado de alarma vigente.
domingo, 14 de febrero de 2021 · 20:04

Esta semana ha sido una de las más difíciles para Iñigo Urkullu desde que fue investido como presidente del País Vasco. El máximo tribunal judicial de la región lo ha vuelto a desautorizar sobre las medidas vigentes, en tanto los datos acompañan una desescalada que no está dispuesto a asumir.

El líder del nacionalismo vasco estaría pensando en elaborar una ley regional para “equiparse” de mayores instrumentos legales en esta pandemia. El estado de alarma ya es insuficiente en su autonomía, pues el TSJPV ya rechaza los argumentos de cierre para la hostelería, y puede ocurrir lo mismo en otras regiones. Por lo tanto, el Gobierno regional insistió en su “Plan Bizi Berri III” como anticipo a una normativa autonómica que sería similar a la que ha propuesto Feijóo (Galicia) durante meses.

En la ley "antipandemias", el presidente vasco también podría modificar el toque de queda.

Contemplamos la alternativa de aprobar una Ley vasca antipandemia. Comparto con toda la ciudadanía vasca mi paciencia y constancia, lo vamos a conseguir.

"Europa Press" precisa una especie de mensaje enviado por el presidente del País Vasco a sus ciudadanos. A días del revés judicial, su Administración debe recomponer su autoridad nuevamente cuestionada. Puede que en la reunión mantenida con Pedro Sánchez hace semanas, Urkullu haya prevenido inconscientemente este desenlace al pedirle mayores competencias en la toma de decisiones restrictivas. En aquellos momentos, la tercera ola estaba en aumento, pero con el descenso actual es difícil que el Ministerio de Sanidad acepte una modificación. Precisamente, la región vasca tiene una incidencia de 495,16 casos por 100.000 habitantes, que se ve reflejada en los 3.000 casos menos que hace dos semanas, según “El Correo”.

Los casos en la autonomía se mantienen por debajo de la media nacional.

La principal preocupación de las autoridades estaría sobre la cepa británica, que en la mitad de esta semana llegó a los 200 casos, de acuerdo a “Diario Vasco”. La región gobernada por el PNV fue una de las primeras donde se expandió esta mutación en los últimos días de diciembre. Su reconocida virulencia llevó a las autoridades a restricciones máximas que aún defienden, porque justamente siguen activos estos contagios. Urkullu expuso que mientras permanezcan, pueden seguir las subvenciones contra la crisis económica.

Todas las líneas de ayuda siguen vigentes y hemos aprobado un nuevo Fondo COVID 19 con 540 millones de euros adicionales.

El presidente del País Vasco enumeró las ayudas a los comerciantes y los ERTE, así como también se prepara para poner en marcha los Fondos React de la Unión Europea que negoció en su última reunión con el titular del Ejecutivo. Los vascos insisten en la “cogobernanza” para reactivar la economía, que tuvo una caída del 9,5% del PIB; y también esperan que la vacunación abra puertas en trabajadores esenciales, como transportistas, quienes serán los próximos inoculados, según “El Correo”.

Otras Noticias