Pandemia

La Generalitat de Cataluña habría logrado un récord de 10.368 vacunados en un solo día

Este miércoles se priorizó a otro grupo esencial.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 17:31

Las comunidades autónomas que registran la mayor cantidad de contagios están bajo la mira por la baja vacunación. La Generalitat de Cataluña decidió modificar su estrategia para agilizar el esperado proceso de inmunización, mientras los casos aumentan.

En las últimas 24 horas, el Govern catalán habría alcanzado a 10.368 vacunados, una cifra que muestra un significativo aumento. Además, Pere Aragonés tendría decidido seguir a Ayuso (Madrid) y contratar a la sanidad privada para avanzar, según El Confidencial.

Los profesionales explican que la tardía vacunación tiene relación con la "poca organización" del Govern.

España afronta una campaña de vacunación inédita que, por el momento, coloca al país lejano de quienes lideran las estrategias del mundo. Sanidad decidió elaborar un informe (similar al reporte de contagios diarios) que tiene a Cataluña como la segunda mayor beneficiaria.

Las 120.545 dosis de Pfizer entregadas a la Generalitat son sólo superadas por Andalucía (140.295), pero en el total tendrá más que el resto: un total de 900.000, según La Gaceta Salamanca. A pesar de ello, los profesionales remarcan irregularidades en el proceso.

Algunos portales cuestionan la cantidad de dosis estipuladas para Cataluña.

No hay duda que algunas comunidades se han preparado mucho mejor, han estado ágiles en formar equipos y ser operativas.

El País entrevistó a parte del personal sanitario a cargo de la vacunación en Cataluña, y calificaron de “improvisada” la estrategia del Departamento de Salud. Este miércoles se informaron muchos profesionales vacunados, en un claro cambio de prioridades.

Los 11.191 (9%) vacunados en la región, aumentarán significativamente con los más de 10.000 de hoy, según el medio citado. Pero los profesionales consultados revelan que los turnos de vacunación y atención se mezclan, cuestión que el Govern no previó.

El problema no es tanto de falta de profesionales sino de cómo se gestiona o se organiza la logística para vacunar.