Pandemia

Desde Cantabria y Andalucía presionan por el adelantamiento del toque de queda

En las autonomías lamentan las pérdidas económicas.
lunes, 18 de enero de 2021 · 07:45

El debate por la extensión del toque de queda sigue generando voces a favor de Castilla y León. Este domingo, dirigentes de Cantabria y Andalucía respaldaron el pedido de Fernández Mañueco, y expresaron su preocupación por la crisis económica.

El referente de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, solicitó a La Moncloa que delegue las decisiones a las autonomías. El estado de alarma lo permite, pero el límite está en las 22 horas de la restricción de circulación. El presidente de Cantabria también apoya a sus pares.

El presidente de Cantabria solicita toques de queda a las 20 horas, pero evitar mayores confinamientos.

Revilla compareció en “La Sexta” este domingo, y pidió que el Ejecutivo “unifique” su criterio para que todas las autonomías procedan del mismo modo en esta tercera ola. Moreno, Feijóo y Mañueco también lo han pedido tanto desde su decreto de alarma, como en estos momentos.

La pandemia económica va a ser demoledora. Si volvemos a confinar, la catástrofe será mayor.

El dirigente de la Junta fue cruzado por la representante del Ejecutivo central, quien aseguró que las autonomías tienen "instrumentos legales" para afrontar la tercera ola.

El líder cantábrico descarta completamente un confinamiento domiciliario, pues teme aumentar las pérdidas económicas. En su región, los hosteleros solicitan flexibilizar las restricciones ante la reciente prórroga de cierres, cuestión también manifestada en Andalucía.

Juanma Moreno anunció cierres parciales y totales (de acuerdo a la situación epidemiológica) en los distritos más afectados. Bendodo comunicó, según "Europa Press", que la región quiere equilibrar estas medidas con las pérdidas económicas, pues las recientes ayudas de 1.000 euros serían insuficientes.

No entendemos por qué el Gobierno no toma decisiones, en una situación tan complicada no se puede mirar para otro lado.

El portavoz de la Junta añade que la velocidad de contagios “es diferente” a las otras etapas de la pandemia, por lo que exige medidas distintas. Como indica "El Mundo", la delegada andaluza de La Moncloa rechazo estos pedidos “a la carta”, pero como Revilla lo mencionó, un viraje es “inevitable”.