Crisis económica

Pablo Casado exige bajar los impuestos y ayudas por 50.000 millones de euros a fondo perdido

El líder de los populares reprochó la gestión sanitaria de Sánchez.
jueves, 14 de enero de 2021 · 19:20

En una jornada marcada por las presiones de La Moncloa para la realización de las elecciones catalanas, Pablo Casado ha vuelto este jueves a la región. El diputado se refirió al futuro económico de los más afectados en el comienzo de la tercera ola.

En su comparecencia, compartida con Jaume Fábrega, el líder de los populares insistió en un ambicioso plan de 50.000 millones de euros para los empresarios. El dirigente también pidió un viraje en la gestión sanitaria, para que el Gobierno central colabore con las autonomías.

Pedro Sánchez no ha tenido punto intermedio. Por un lado asume toda la responsabilidad en la primera oleada, o directamente no actúa.

Tal como "El Mundo" resume, Casado admite que el Partido Popular tuvo sus idas y venidas, alegando un “exceso de control” en el primer estado de alarma, mientras que ahora reclama otra conducción del Ejecutivo. Pero lo cierto es que la crisis económica se extendió.

El presidente popular se reunió con los sectores económicos más afectados por la crisis de la pandemia.

El presidente del PP expresó los reclamos de la mayoría de los hosteleros y comerciantes afectados por el cierre de actividades en las autonomías, en momentos de mayores restricciones por la incidencia nacional de 522 casos por 100.000 habitantes.

Deben bajar los impuestos.

Además de la declaración de "zona catastrófica", el líder del PP reclama ayudas para las reparaciones del temporal.

Las tarifas de luz están en el centro de las críticas por el IVA, y también Casado recuerda la importancia de “las ayudas directas” a las empresas, según "La Vanguardia". Mencionó la herramienta de los ERTE para el invierno, y hasta pide un “Fondo Filomena”.

El líder de la sede de Génova anticipa una temporada turística baja, y Semana Santa compleja. Como el medio citado indica, el dirigente pide tener en cuenta las ayudas económicas en los países vecinos, donde el sistema es “a fondo perdido” en lugar de créditos, como en España.

Otras Noticias