Zaragoza

La policía pone el ojo sobre los contagiados

Aseguran que la gente infectada no colabora.
domingo, 9 de agosto de 2020 · 08:52

Desde Aragón, se dispuso que la policía local y la Policía Nacional colaborarán codo a codo con los trabajadores socio-sanitarios en el control domiciliario de contagios en Zaragoza. La idea es garantizar el cumplimiento de las normas de aislamiento obligatorio, así como corroborar las condiciones sanitarias de las viviendas. Se admiten las limitaciones en rastreos y controles de las personas positivas por vía telefónica.

Estos nuevos operativos se pondrán en marcha el lunes y comenzarán en el barrio de Las Delicias, uno de los que concentra más gente en la ciudad y con más casos positivos en ZaragozaLas Delicias tiene un gran número de familias inmigrantes tradicionalmente, que desde aquí, suelen ir a trabajar a los pueblos cercanos en agricultura.

Entre el gobierno aragonés y la alcaldía de Zaragoza, se llegó a un común acuerdo.

El acuerdo tuvo lugar en la reunión de urgencia organizada por el presidente de Aragón, Javier Lambán, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón y el subdelegado del Gobierno en la comunidad, Fernando Beltrán, con el acompañamiento de infectólogos de la consejería de Sanidad. El motivo del encuentro fue por el alto número de casos de las últimas semanas en Aragón.  El promedio se ubica en los 550 positivos diarios. El 80% de ellos viven en la ciudad de Zaragoza.

Un médico de uno de los centros de salud, contó la decepción que se llevaba cuando se comunicaba con algunos de sus pacientes contagiados en Zaragoza y le respondían que estaban de viaje. “Otras veces, cuando salía del ambulatorio veía a otros diagnosticados sentados en la terraza de un bar”, lamenta.

Preocupa la falta de responsabilidad en gente contagiada.

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, contó el nuevo protocolo de visitas: “Un trabajador social o un mediador cultural, acompañado de un voluntario, o un trabajador del centro de Salud, acudirá al domicilio de estas personas para informarles de su situación, comunicarles que han de cumplir con el aislamiento en el domicilio y comprobar que éste cumple con las condiciones necesarias para eso. En caso contrario, se le ofrecerá la posibilidad de acudir de forma voluntaria a alguna de las instalaciones habilitadas para tal fin en la ciudad”.

Cuando a los trabajadores encargados del control no les conste que los infectados en Zaragoza cumplen las medidas de aislamiento, pueden acudir al domicilio o centro de aislamiento miembros de la Policía Nacional o local. Se deja claro que actuarían solo si el paciente tiene una actitud esquiva, muy negativa o violenta.

Los trabajadores sociales pueden disponer de las fuerzas de seguridad.

La actuación de las fuerzas de seguridad no requieren una medida legal excepcional, según el director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo. Expresó que “están contempladas en la legislación sanitaria ordinaria” y recordó que ya han tenido participación en otros casos.

Falo sostiene que el trabajo llevado a cabo durante julio los 262 rastreadores contratados ha sido “extenuante”, con un promedio semanal de 2.300 nuevos casos en Zaragoza que sirvieron “para hacer un mapa muy fiable de la ubicación y evolución del virus”. Pero todas esas detecciones llevaban a la búsqueda de nuevos contactos y los trabajadores “se han visto desbordados”.

Por último, el propio director de Salud Pública admite que el sistema de rastreo posee ciertas debilidades, difíciles de sortear: “A veces los infectados tienen reparos en identificar a sus contactos, porque piensan que les van a perjudicar en su situación laboral o porque estarán estigmatizados en su vida social, o porque pensaban viajar”.

Otras Noticias