Sigue la polémica por los reportes de coronavirus

El PP accederá de forma limitada a las alertas de coronavirus del gobierno

La inesperada decisión abre las puertas a los populares.
martes, 4 de agosto de 2020 · 02:45

Desde marzo, con Juan Antonio Callejas a la cabeza del PP, se solicitó al Gobierno copias de los informes diarios y semanales enviados por el Departamento de Seguridad Nacional a Sánchez desde que “se diagnosticó el primer caso mundial de coronavirus”. Todo esto llega encriptado al despacho presidencial y es revisado por él junto al Rey. Al día de hoy, el Ejecutivo se niega a dar a conocer abiertamente las alertas por coronavirus, aunque está flexibilizando su acceso.

El Gobierno dio un giro en su estrategia política de eludir los pedidos del Partido Popular (PP). Aunque mantiene la negativa a entregar copias de los ficheros de Covid al partido opositor, les comunicó a los diez diputados que solicitaron la documentación que podrán tener acceso con la condición de no difundir el contenido y resguardar el carácter confidencial. 

Callejas abrió el camino a la polémica con su pedido.

Desde el gobierno de Pedro Sánchez se espera que los populares acepten las nuevas condiciones. La idea es amortiguar la gran polémica creada desde los medios de comunicación. Es de público conocimiento que La Moncloa se niega a compartir las alertas sanitarias con las fuerzas políticas opositoras, a pesar de que se trata de documentación “de uso oficial” y no como un elemento restringido al público. 

Por un lado, se dice desde el gobierno que no corresponde su difusión pública debido que vienen del Departamento de Seguridad Nacional. Pero lo cierto es que no tienen calificación reservada, por lo que esto invalida el argumento inicial. Además, la Constitución obliga al Gobierno a compartir con los diputados la documentación que estos le soliciten y la Ley de Seguridad Nacional no limita a la Cámara Baja de la aplicación de reservas. Es decir, el acceso está absolutamente contemplado. 

Los documentos del Departamento de Seguridad no serían clasificados.

Los populares están en proceso de decisiones por aceptar estas nuevas condiciones, y así ver las alertas de coronavirus, o si deciden llevar el asunto a los tribunales. La primera opción tiene la debilidad de la confidencialidad requerida, mientras que la segunda tiene consigo un lógico proceso más largo. A simple vista, la consulta de los ficheros es la que más puede servir a los populares, aunque haya confidencialidad en el medio.

Otro de los argumentos ofrecidos desde presidencia era que las alertas que se solicitan son “una mera recopilación de datos públicos”. Pero en ese caso, valga la paradoja, no se comprende la restricción a compartirlas. Se puede pensar que en La Moncloa el giro en la decisión vino luego de la solicitud del PP por los citados ficheros a través del Senado y presentando un amparo a la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet.

Batet busca frenar el contraataque popular.

Lo concreto es que el Gobierno otorgó a los senadores populares, de igual modo, un “no” a enviar la copia de los ficheros de covid y un llamado telefónico para ofrecer a ellos las condiciones planteadas. Batet avisó al PP que el gobierno no atendió el recurso de amparo dado que este presentó una contestación, aunque fuese “insuficiente o inadecuada” para los demandantes. 

El resguardo presidencial se puede entender por lo siguiente: si Seguridad Nacional alertó al presidente socialista sobre la peligrosidad del virus, este no podría seguir justificándose que desconocía la gravedad del coronavirus cuando decidió tomar medidas, recién a mitad de marzo.

Otras Noticias