No hace falta que sean profesionales sanitarios

Rastreadores: la pieza clave para evitar los contagios

Muchos son médicos jubilados voluntarios.
lunes, 3 de agosto de 2020 · 01:30

Los rastreadores de COVID-19 son los encargados de localizar a todas las personas que han estado en contacto con un positivo del virus, para informarles de que deben guardar cuarentena y realizarse una prueba de PCR.

Los profesionales son claves para contener la propagación del virus y evitar que los rebrotes, que cada vez se están extendiendo con más fuerza en nuestro país, se conviertan en una segunda ola.

El Gobierno instó a las Comunidades Autónomas a fichar rastreadores con los 9.000 millones del fondo Covid.

Estos expertos están jugando un papel determinante en la “nueva normalidad”, al ser responsables del seguimiento de toda la cadena de la persona contagiada y de controlar que cumplan el aislamiento.

La enfermera Rocío Loma-Osorio, coordinadora de la Unidad covid del Sistema Riojano de Salud, explica que localizan de media unos 6 y 8 contactos estrechos, donde la mayoría reacciona de una forma muy receptiva y satisfactoria, aunque no todos.

“En ocasiones la respuesta no es la más adecuada porque, por ejemplo, no quieren confinarse o cuelgan el teléfono. Son los menos, pero si no son capaces de convencerles, se traspasa el caso a otros servicios para encontrar la mejor solución”.

En el Plan para la Transición hacia una nueva normalidad es clave tener controlados todos los contagiados y su círculo cercano.

Fernando Simón explicaba hace unos meses que, si bien esta labor de control ha recaído tradicionalmente en médicos y enfermeras de Salud Pública, no es necesario que los rastreadores sean profesionales sanitarios.

Los técnicos que van a hacer el seguimiento de contactos no requieren un nivel de formación específico ni especialmente alto, ya que cualquier persona con una formación sólida puede realizar este seguimiento, pero siempre bien supervisados”.

También, habló de que no existe un plan nacional sobre el número de este tipo de investigadores y que cada Comunidad Autónoma lo está gestionando diferente, pero que depende del número de casos, la densidad de población o el tiempo que se se le pueda dedicar.

Ahora mismo, en España hay casi 500 brotes activos de Coronavirus y casi 6.000 positivos.

Muchos han tomado conciencia de la importancia de los rastreadores de COVID-19 en esta etapa de la pandemia por eso un gran número de médicos jubilados están ayudando en esta labor, ya que son “grupo de riesgo” para poder dedicarse a labores más médicas.

Por ejemplo, Joaquín Yangüela coordina a una treintena de médicos jubilados en Logroño, quienes solían verse para charlar o jugar al mus, pero que cuando empezó la crisis les propusieron ayudar y accedieron encantados. De hecho, incluso han generado unión con algunos posibles contagiados.

"Las personas que tienen que guardar cuarentena por haber estado con una que es positiva deben sentirse acompañadas, por lo que les llamamos de forma asidua e, incluso, llegamos a establecer cierto vínculo".

Otras Noticias