La crisis económica impacta en los hogares

La fragilidad económica de las familias desempleadas: La contracara del Coronavirus

Datos estadísticos anticipan una economía difícil.
lunes, 3 de agosto de 2020 · 09:01

En el segundo trimestre del año la crisis económica se agrava en España. Son 1,14 millones las familias sin trabajo, según las estadísticas relevadas por la Encuesta de Población Activa (EPA) esta semana. En la misma época de 2019 eran 992.000. El informe también muestra que existen 670.000 familias sin ingresos, la cifra más alta desde el segundo trimestre de 2016 y apenas a 100.000 casos del lamentable récord de 2013. 

“Probablemente los datos del próximo trimestre sean malos, muy malos, aunque también recogerán la reactivación de la economía”, anticipa al ser consultado por las familias desempleadas, Luis Ayala, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y especialista en Redistribución, Política Social y Mercado. 

 

“Y son datos que también recogen como inactivos a los parados que, durante el confinamiento, no podían buscar trabajo porque en ese momento era imposible hacerlo”, aclara Ayala.

El experto en políticas de ayuda social afirma que durante esta crisis sanitaria se han fortalecido redes informales de protección (como vecinales, familiares, asociaciones o colectivos sociales) pero también las formales, fundamentalmente con la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital. Pero Ayala señala que falta más compromiso por parte de las Administraciones autonómicas y de los ayuntamientos municipales para llegar a los españoles parados.

Los alcances del Ingreso mínimo vital.

Es el caso de Aida, quien vive en Málaga y recibe unos 190 euros del Ingreso Mínimo Vital desde 2019. “Ahora es cuando más necesito, a lo que se une la dificultad para encontrar trabajo”, afirma la joven. Por la pandemia debió solicitar la ayuda alimentaria que diferentes entidades privadas y públicas ofrecieron.

Ayala no deja de lado que el mercado laboral venía en una fase precaria antes de la pandemia, y con contratos temporales, de pocas horas y la actual crisis económica ha empeorado aún más la crítica situación económica de las familias. Dice que las estadísticas de hogares preocupan porque anticipan  “una mayor pobreza severa (es el caso de mas de 2 millones de personas en España) y un importante crecimiento de la desigualdad” que cada vez afecta más a la clase media trabajadora.

La caída del PIB español muestra la crisis económica generalizada.

Merixtell Moriño forma parte de otra familia desempleada. Es una mujer casada, con dos hijas y vive al norte de Sevilla. También solicitó ayuda social, económica y psicológica de la organización Save the children: “Fue una etapa muy difícil. Te ves sin ingresos, con una enorme incertidumbre y mucho miedo”. 

Más allá de los números crudos y negativos de las estadísticas, la crisis económica se puede ver amortiguada en cierto punto por las ayudas a autónomos y los Expedientes de Regulación Temporales de Empleo (ERTE) en los que figuran miles de trabajadores con el empleo suspendido, pero con ingresos. 

Otras Noticias