Emotiva despedida

Pere Casaldàliga dejó una huella imborrable

Se celebró su primer funeral en Brasil.
martes, 11 de agosto de 2020 · 01:15

A Pere Casaldàliga le dieron este domingo el primer adiós en Batatais, en el sudeste de Brasil, en una emotiva ceremonia que contó con todas las medidas sanitarias y de prevención del Coronavirus.

El “Obispo del pueblo” era enormemente querido en el país latinoamericano, donde vivía hace más de 50 años, por su incansable lucha para ayudar a los indígenas de la Amazonía y a las personas más desfavorecidas.

La ceremonia comenzó con la lectura de “La paz inquieta”, un poema escrito por el religioso.

El religioso falleció el pasado sábado a los 92 años en la localidad brasileña donde se celebró el primero de sus tres funerales programados, al no superar una infección pulmonar que se sumó a las complicaciones del parkinson que padecía hace años.

Decenas de fieles comenzaron a llegar desde primeras horas de este domingo al lugar, que contó con todas las medidas de seguridad, ya que recordemos Brasil es el segundo país del mundo con mayor número de fallecidos y contagios por el virus.

Pere Casaldàliga dedicó toda su vida a combatir las injusticias y luchar por los más pobres.

El catalán fue despedido de una manera austera con objetos y materiales que evocaron su combate en favor del medio ambiente y las minorías, pero que también mostraban su humilde forma de vivir.

El Obispo Moacir Silva, encargado de celebrar la liturgia, recordó al misionero, destacando su activismo, su misión pastoral y su servicio a los pobres durante toda su vida.

“Batalló por la justicia incansablemente”.

Los brasileños estaban consternados con la triste noticia.

Pere Casaldàliga fue uno de los principales referentes de la Teología de la Liberación, una corriente religiosa de carácter social cuyos principales postulados son la lucha contra la pobreza y la integración de todo hombre.

Esta doctrina se hizo muy popular en América del Sur y causó mucha polémica durante el siglo pasado por sus postulados cercanos al marxismo. Sin embargo, el embajador de España en Brasil, Fernando García Casas, no dudo en afirmar que:

“Casaldàliga era un referente latinoamericano, un obispo de los olvidados que siempre luchó frente a la indiferencia, la ignorancia, la miseria y el rencor”.

Otras Noticias