Gobierno

Justicia planea modificar las penas por el delito de sedición

La intención es equiparar la legislación a los códigos europeos.
lunes, 7 de diciembre de 2020 · 12:49

La cartera de Justicia del Ejecutivo de Pedro Sánchez ya ha anunciado una inminente modificación del delito de sedición, en el marco de un ordenamiento legal que tiene implicaciones políticas de envergadura. 

La reforma de esa asignatura del Código Penal por parte del ministerio encabezado por Juan Carlos Campo es observada con extremo interés ya que podría provocar un cambio en la situación de los condenados por el Procès catalán. 

La reforma podría cambiar la situación de los procesos del procès.

La intención de las autoridades gubernamentales es que esta figura, y las penas correspondientes, se equiparen con los marcos jurídicos de otros países europeos, donde no es fácil encontrar una regulación como la española, que describe en su artículo 544 a los reos de sedición. 

Se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público. 

La intenión de Justicia es que se equipare a los marcos jurídicos de otros países europeos.

Las fuentes del Ministerio de Justicia han reconocido que mientras que el delito de rebelión tiene parangón en los códigos de Alemania, “alta traición”, y de Francia, en el caso de la sedición no se presentan coincidencias con otros órdenes legales europeos. 

El concepto jurídico que se busca reformar está presente en el Código Penal español desde 1822, lo cual explica que en las legislaciones europeas ya no aparezca esa figura delictiva. Desde la cartera de Campo estudian como alternativa implementar condenas por resistencia grave, que en casi todos los países de la UE implica penas que van desde los 6 meses a los 5 años. 

En casi toda la UE las penas van desde los 6 meses hasta los 5 años.

Los funcionarios del área de Justicia de Moncloa también han advertido que la diferencia entre el ordenamiento europeo y el español respecto a estas infracciones estriba en que para el resto de Europa se debe producir un empleo de la violencia o de la intimidación que obstaculice la acción de una autoridad pública. 

En el Ministerio de Campo se ha dado a entender mediante estas comparaciones con las normativas europeas que este artículo del Código se encuentra obsoleto. Y que las conductas sediciosas en España son penadas aunque no incurran en violencia y con condenas más estrictas.