Cataluña

Los independentistas de ERC reclaman la dimisión de Josep Costa tras una polémica reunión

El vicepresidente parlamentario de Junts se defendió junto a Quim Torra.
domingo, 6 de diciembre de 2020 · 06:00

La carrera electoral comenzó en Cataluña rumbo a febrero. Las formaciones independentistas encabezan las encuestas, pero estarían en búsqueda de alianzas para asegurar su triunfo. En línea a estos fines, una reunión de un dirigente de Junts generó polémica.

Se trata del vicepresidente del Parlament de Cataluña, Josep Costa, quien habría asistido a un encuentro con un partido de “ultraderecha”. Desde Esquerra Republicana requieren su dimisión, mientras que el jurista se disculpó con la flamante candidata Laura Borràs ante el supuesto desconocimiento de ella.

El representante de Junts cuestionó la lealtad independentista de Rufián (ERC).

Entré de buena fe, como otra gente que me merece todo el respeto

Como precisa La Vanguardia, la reunión incluyó hasta ocho partidos independentistas, pero Costa asegura que no tenía presente la asistencia de Front Nacional de Cataluña. Los diputados autonómicos y nacionales de ERC están apuntando al “límite” que cruzó el dirigente.

El vicepresidente del Parlament tuvo su réplica contra el diputado del partido independentista.

Luego del primer repudio del president Pere Aragonés, Sergi Sabrià y Gabriel Rufián cruzaron al vicepresidente del Parlament. Costa se defendió reprochando el independentismo de la formación republicana por algunos desmarques en los días del “próces”.

Uno de los pocos que respaldó al dirigente de Junts contra las críticas de ERC, fue el expresident Quim Torra, quien destacó la figura de Costa durante el referéndum de 2017. Pero en Junts niegan sus intereses con la formación de derecha, así como su conocimiento.

Lejos de sus días como compañero de Aragonés (ERC), Torra defendió a Costa de los pedidos de dimisión.

Pido disculpas ante JxCat, Laura Borràs y todos los compañeros del Parlament de Catalunya

Costa expresó su arrepentimiento por asistir a la polémica reunión. Si bien los dirigentes de Esquerra deslizaron la posibilidad de pedir su dimisión, estos deberán realizar una presentación formal en el Parlament. El episodio puede condicionar la imagen de Junts, que permanece segundo en las encuestas y cada vez más lejos de ERC.

Otras Noticias