Corrupción

Juan Carlos I presenta una declaración a la Agencia Tributaria para regularizar su situación fiscal

El abogado del ex monarca entrega un escrito a Hacienda.
domingo, 6 de diciembre de 2020 · 10:01

Cuatro meses después de la salida de Juan Carlos I de España son pocas las informaciones que provienen directamente de él y muchas más las que giran alrededor de sus investigaciones y escándalos.

La información revelada hoy domingo en exclusiva por El País, apunta a que el Rey Emérito ha presentado a través de su abogado, Javier Sánchez-Junco, una declaración ante la Agencia Tributaria para regularizar su situación fiscal. 

El ex monarca ya lleva 4 meses fuera de España.

El escrito, que está siendo analizado por Hacienda, estaría relacionado con el uso de tarjetas bancarias con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, (investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo), por parte de Don Juan Carlos y otros miembros de la Familia Real.

Hacienda deberá dar una respuesta durante los próximos días en la que manifieste si acepta la regularización o considera necesarias aclaraciones de algún tipo, y cuál sería el importe que tendría que pagar el ex monarca.

La tarjetas habrían sido usadas por el Emérito y otros miembros de la Familia Real.

Según fuentes conocedoras, la presentación de esta declaración voluntaria estuvo en los planes desde que Corinna Larsen declarara que el padre de Felipe VI recibió una donación del rey de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdelaziz, por 65 millones de euros.

Sin embargo, el escrito presentado para regularizar su situación con Hacienda no se refiere a los bienes del Borbón en el extranjero, sino al uso de tarjetas de crédito vinculadas a cuentas corrientes de las que Juan Carlos I no es el titular. 

El empresario mexicano Allen Sanginés-Krause.

La investigación que se encuentra en la Fiscalía del Tribunal Supremo se centra en el uso de estas tarjetas cuyos fondos provenían del empresario mexicano, quien los puso a disposición del Emérito sin que éste los declarara a Hacienda.

El uso de estas tarjetas se produjo entre 2016 y 2018, es decir, cuando Juan Carlos ya había abdicado y, por lo tanto, perdido la inviolabilidad. El importe en algunos ejercicios superaría los 120.000 euros, que es el límite a partir del cual se considera delito fiscal, y que puede ser castigado con hasta cinco años en prisión.

Otras Noticias