Memoria Histórica

El antecedente del Pazo de Meirás genera expectativas con la propiedad franquista de Gambogaz

En Andalucía comenzaron los reclamos contra los herederos de Queipo.
domingo, 27 de diciembre de 2020 · 02:00

El litigio entre el Gobierno central y la familia Franco por el Pazo de Meirás llegó presumiblemente a su fin después de su entrega. Las propiedades obtenidas en forma dudosa pueden seguir bajo la mira, como el Diario.es señala, respecto al Cortijo de Gambogaz.

Las similitudes señaladas son claras. Por el lado del pazo señorial, la historia de su sospechosa adjudicación a los Franco es conocida por la complicidad de la Administración pública, mientras que lo mismo ocurrió con Queipo en Gambogaz, mientras era el interventor de facto en Sevilla.

Al igual que el Pazo, Gambogaz también habría sido adquirida en concepto de "donación".

La restitución de la propiedad gallega de Meirás mantuvo al Estado con idas y venidas judiciales por los derechos reclamados de los herederos de Franco, como ocurrió últimamente con sus bienes. Pero el medio antes mencionado destaca algo en particular.

La implicación de tanta gente, que lo ha sentido como algo propio, y de todos los partidos políticos e instituciones públicas

La plataforma ha realizado manifestaciones en estos años contra las propiedades de Queipo.

Un activista de la Recuperación de la Memoria Histórica remarca el compromiso colectivo de los gallegos, que comenzó con declaraciones culturales de la Xunta sobre el Pazo, amparadas en la Ley de Memoria. La Plataforma Gambogaz está realizando estas tareas en Andalucía.

La última actividad de esta asociación fue realizada en marzo, por lo que la pandemia frenó sus reclamos. Europa Press replicaba la coincidencia del alcalde de Camas con los activistas para convertir Gambogaz en un espacio de Memoria, aunque en las Torres de Meirás aún no se reúnen consensos.

La Xunta insiste en su plan cultura para el pazo señorial.

El Gobierno popular de Núñez Feijóo pretende convertir el pazo señorial en un lugar de cultura, relacionado con su legítima heredera Pardo Bazán; y el Gobierno central apunta a que sea una propiedad de Memoria contra el franquismo. Pero como El Diario.es resume, los activistas quieren justicia.

Tenemos especial interés en aquellos casos que actuando como agentes del Estado se produce una apropiación ilícita sufragada por el Estado

Otras Noticias