Política exterior

El presidente de Ceuta y Melilla aclaró la posición histórica de las ciudades respecto a España

Los detalles de la relación entre Marruecos con el territorio reclamado.
viernes, 25 de diciembre de 2020 · 07:30

Saadeddine Othmani sorprendió a toda la comunidad internacional con sus últimas declaraciones sobre la soberanía “marroquí” en Ceuta y Melilla. El conflicto en las ciudades autónomas ha sido postergado por los sucesivos Gobiernos españoles, pero como recuerda ABC, los norteafricanos quieren a la Corona.

La soberanía no fue discutida por los ciudadanos en los peores momentos de conflicto entre España y Portugal, sino que le juraron “lealtad” a Felipe IV en el siglo XVII, según la historiadora Josefina Castilla. El presidente de Melilla también se pronunció favorable a La Moncloa.

El primer ministro deslizó que las ciudades son "tan marroquíes" como el Sáhara Occidental.

Ceuta y Melilla son España y Europa.

Eduardo de Castro descartó las declaraciones del primer ministro de Marruecos, al igual que el Ejecutivo español. Ok Diario replica sus declaraciones, donde también recuerda la tradición hispánica desde hace 523 años ininterrumpidos, que tuvieron su punto más crítico en el enfrentamiento de Juan IV y Felipe IV.

El presidente respetó la posición histórica con el Ejecutivo español tal como en los antiguos apoyos a la Monarquía. 

El portugués ingresó en Ceuta y reclamó el respeto de los ciudadanos, pero estos se negaron y manifestaron su lealtad al Rey español. Los historiadores recuerdan las rutas comerciales tendidas con nuestro país, pero además, en ese entonces Marruecos tampoco era independiente para reclamarle al Gobierno central.

El Reino de Marruecos logra desprenderse de España en el año 1956, y se atribuye Ceuta y Melilla por los límites territoriales que mantiene. Pero como El Confidencial repasa, el país africano ha estado lejos de mostrar su interés por las ciudades, pues las perjudicaron con algunas decisiones.

La vicepresidenta se sumó a las críticas y pronunciamientos diplomáticos de España contra Marruecos.

La aduana comercial fue cerrada por el reino (sin informarlo a La Moncloa) y también Marruecos se ha desmarcado de responsabilidades diplomáticas por sus límites. El Ejecutivo (por medio de Calvo) ha mostrado su descontento, y su probable negativa futura a debatir ciertas concesiones con el país africano.

Ceuta y Melilla son españolas y no hay tema. Esto no lo discute el Gobierno de España ni se discute en este país.