Galapagar

Podemos advierte sobre nuevos incidentes frente al domicilio de Iglesias y Montero

Un grupo de personas se congrega en la puerta de la vivienda pese a la denuncia judicial.
domingo, 20 de diciembre de 2020 · 09:50

Unidas Podemos ha realizado señalamientos ante lo que considera una intensificación de las acciones que grupos de ultraderecha vienen realizando frente a la vivienda familiar de Iglesias, Montero y sus tres hijos

Desde la formación del partido de Iglesias se ha levantado la voz para dar a conocer que, este sábado, un grupo de personas ha continuado con el asedio a la residencia del vicepresidente segundo en Galapagar

Se agudiza el asedio a la vivienda de la familia de Iglesias y Montero.

El domicilio de los dos dirigentes podemitas ha vuelto a ser objeto de escarnio para las personas que, instigadas por Miguel Frontera, se han concentrado con banderas de España reiterando los episodios de protestas que se han desarrollado durante varios meses. 

Para la formación morada, el nuevo hostigamiento efectuado por individuos de extrema derecha en el municipio de la Comunidad de Madrid, perpetrado contra la familia, en la que se incluyen tres niños pequeños, tiene evidentes connotaciones políticas. 

En el interior de la vivienda se encuentran los hijos de los dirigentes podemitas.

Como represalia por sus victorias de estas semanas en el Gobierno de coalición. 

Pablo Iglesias había presentado una denuncia sobre estos incidentes frente a su residencia ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Collado Villalba, quien ha abierto una causa para investigar los hechos. Pese a estas medidas judiciales, los ultras han vuelto a las mismas prácticas. 

Miguel Forntera y otros ultras se han enfrentado a la Guardia Civil.

La localidad de Galapagar se viene mostrando convulsionada desde hace meses por estas persistentes protestas y caceloradas, cargadas de imprecaciones violentas, en las que se ha registrado a Miguel Frontera encaramándose al muro que cerca la propiedad para filmar con el teléfono móvil el interior. 

El regreso de estas concentraciones frente a la casa galapagueña de Iglesias y Montero ha sido tomado por los morados como “un desafío al juez que está llevando su caso" que busca indagar la presencia de delitos contra la intimidad.