Lomloe

Cuáles son los cambios que trae la ‘ley Celaá’ a la educación

La nueva norma se vota hoy en el Congreso de los Diputados.
jueves, 19 de noviembre de 2020 · 11:20

La Ley Orgánica de Modificación de Ley Orgánica de Educación o Lomloe, se vota hoy en el Congreso de los Diputados, tras varias semanas de controversias y campañas de desprestigio a su alrededor.

La mejor conocida como ‘ley Celaá’ que ha sufrido varias modificaciones desde mayo cuando el Gobierno aprobó el proyecto de ley, también ha tenido importantes cambios de cara a los apoyos necesarios para su aprobación final.


Dichos cambios en la Lomloe son los que más polémica y rechazos han sumado: el modelo de inmersión lingüística que plantea que los alumnos finalicen la enseñanza obligatoria con un “dominio pleno” del castellano y de la lengua cooficial, y la potenciación de la escuela pública con mayor control a la concertada.

Sin embargo, la controvertida Ley Celaá incluye una serie de medidas aún poco conocidas. Entre ellas, la que pretende evitar la segregación escolar, corrigiendo la distribución de alumnos entre la escuela pública y la concertada y así equilibrar la matriculación entre ambas.

Ante la ya probada ineficacia del sistema de repetición de año, la reforma educativa contempla que en primaria solo se pueda repetir una vez y en la enseñanza obligatoria máximo dos veces, siempre buscando el mejor desarrollo académico del alumno.

Por otra parte, la nueva norma también busca que las CCAA tengan más competencias, fijando el 50% del currículum en la lengua cooficial en las que la haya y el 60% en las que no la tienen, y estando presentes en el Instituto de Desarrollo Curricular que actualizará el currículo regularmente.

La ley hace un especial hincapié en la igualdad entre hombres y mujeres. En ese sentido, las comunidades tendrán que tener más participación femenina en las ramas que menos la tienen y al contrario. No podrán ser concertados los colegios que segregan por género y se deberá fomentar la igualdad en todos los contenidos.

La nueva normativa también contempla el fomento de "la cultura de la sostenibilidad ambiental” , por lo que las comunidades deberán fijar la manera en que se contribuirá a frenar el cambio climático, reduciendo también el impacto ecológico en las escuelas.