Judicial

Izquierda Unida señala a Podemos como responsable de la contratación de Neurona

Un dirigente asegura que Unidas Podemos “divide” sus proveedores.
sábado, 14 de noviembre de 2020 · 07:15

El testimonio de la exabogada de Podemos al comienzo de esta semana dio un vuelco en la investigación sobre la campaña de Unidas Podemos con Neurona. Izquierda Unida, parte de la alianza, no se pronunció hasta la jornada del viernes al respecto de su responsabilidad.

Carlos García Ramos, uno de los responsables de la formación, prestó declaración ante el juez y sostuvo que no tenía conocimiento del contrato entre el partido de Iglesias y la consultora. Sin embargo, Mónica Carmona apuntó ante el magistrado que IU aportó su clave fiscal en el contrato.

García Ramos respondió a las preguntas de los medios TVE y Europa Press, entre otros.

El Tribunal de Cuentas elevó al Juzgado madrileño la causa que investiga la transferencia de 363.000 euros por parte de Unidas Podemos a Neurona. Los contratos que el ente regulador encontró serían simulados según la exabogada de Iglesias, y ahora es el turno de la rueda de declaraciones de la izquierda.

El partido morado ya recurrió la investigación judicial para que las diligencias se anulen e incluso archiven. Por el lado de IU, El Confidencial precisa que García Ramos admitió tener conocimiento del contrato con Neurona “desde octubre o noviembre del año pasado”.

La coalición de Unidas Podemos se aleja de sus inicios.

No se trataba de que los contratos tenían que pasar por uno de los dos integrantes de la coalición: cada uno tenía sus proveedores

La formación de Garzón está marcando cierto alejamiento respecto a Iglesias. El portal Libertad Digital sostiene que García Ramos deslizó que “Podemos contrató a Neurona”, renovando así la hipótesis que señala a Pablo Echenique como el responsable directo de contratar la consultora.

La situación judicial de Echenique (Podemos) vuelve a complicarse.

La cuenta del portavoz de Unidas Podemos, en Triodos Bank, sería la emisaria del dinero que según los de Iglesias está blanqueado por servicios. Por último, el administrador de IU admitió que los costos eran compartidos, aunque representaría una contradicción a la declaración inicial.

En lo que sí había una mancomunidad era en relación al exceso de gasto, pues había un tope de gasto en la campaña

Otras Noticias