Congreso

Se aprueba el dictamen de la ley Celaá y descartan una enmienda de Ciudadanos sobre el castellano

El Partido Popular repudió una reforma sobre educación especial.
viernes, 13 de noviembre de 2020 · 19:27

El futuro de la educación de los jóvenes españoles se está definiendo en estas semanas. La polémica ley Celaá ha sido tratada este viernes en el Congreso de diputados, mientras la oposición prepara algunas protestas contra la enmienda que establece el castellano no vehicular.

El dictamen fue aprobado para que se lleve al pleno del Congreso en los próximos días, con una mayoría de 20 votos a favor y 16 en contra. La nueva Ley de Educación puede ser llevada al Tribunal Constitucional por el rechazo de las formaciones del Partido Popular, Vox y Ciudadanos.

La formación de Inés Arrimadas presentó una alternativa a la enmienda de la ley Celaá que daría luz verde al catalán.

Más de 1.000 enmiendas fueron tratadas por la Comisión de Educación este viernes. La enmienda sobre el castellano no vehicular y el reconocimiento de otros idiomas regionales se lleva todos los focos, pero también la enmienda sobre educación especial generó polémica.

Voy a pelear hasta mi último aliento por quitar la disposición adicional cuarta.

Los populares coincidieron con el reclamo de las familias de chicos especiales para repudiar la Ley de Educación.

La diputada Sandra Moneo (PP) se opuso firmemente a la enmienda de la ley Celaá que establece “el compromiso del Gobierno en el plazo de diez años para atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad". Tanto asociaciones de padres como entidades parte de la ONU denuncian la falta de integración en España.

Como retrata Voz Pópuli en un artículo de hace unas semanas, las familias denuncian “el vaciamiento” de oportunidades para los chicos con capacidades diferentes. Pero la enmienda tuvo su visto bueno, así como la conflictiva sobre los idiomas que Ciudadanos trató de frenar, para la futura Ley de Educación.

Ciudadanos reprochó al Gobierno por sus intereses de la nueva Ley de Educación.

La impartición del castellano de al menos un 25% de la carga lectiva, con independencia del modelo lingüístico que determine cada autonomía.

La alternativa de los de Inés Arrimadas no logró su objetivo, en tanto la concentración en protesta se avecinaba por las calles. La ley Celaá será resistida por algunas autonomías que defienden el castellano y presentarán nuevas leyes para fortalecer su utilización. 

Otras Noticias