Sanidad

Dos dimisiones en la Sanidad madrileña agrandan la crisis de Ayuso

Continúan las bajas por la gestión de la pandemia.
martes, 20 de octubre de 2020 · 13:36

El Gobierno a cargo de Isabel Díaz Ayuso ha sufrido dos nuevas dimisiones en el área sanitaria. Esta noticia llega a pocas horas de ser levantado el estado de alarma y mientras crecen las dudas sobre los criterios a seguir en la gestión pandémica. 

Marta Sánchez-Celaya y Bárbara Fernández son las flamantes bajas en el Sistema Madrileño de Salud, que viene acumulando renuncias de funcionarios técnicos desde el inicio de la emergencia sanitaria. 

Marta Sánchez-Celaya.

Sánchez-Celaya estaba a cargo de la Atención Primaria de la Comunidad de Madrid desde el 2015. En un escrito que había hecho circular unas semanas atrás, se dejaba entrever esta decisión al compartir los problemas presupuestarios que debía afrontar. 

Todos los ámbitos asistenciales mejoran el estado de salud de la población, pero sólo las actuaciones de la Atención Primaria tienen repercusión a medio y largo plazo en dicha población. Tenemos la misión y la capacidad de anticiparnos a la aparición de la enfermedad o de sus complicaciones y hacia ahí también tenemos que mirar, explicaba Sánchez-Celaya. 

A la izquierda, Barbara Fernández, durante el encuentro de la Famarcia Hospitalaria Madrileña el año pasado.

También la funcionaria responsable de los hospitales de la CAM, Bárbara Fernández, ha presentado su renuncia,  llegando de este modo a siete el número de responsables de la Sanidad que han dimitido durante la gestión Ayuso. 

La cadena de dimisiones que se produjeron en la Consejería de Sanidad desde mayo refleja las tensiones provocadas por las decisiones políticas del Gobierno regional, cuestionadas en forma interna por sus cuadros técnicos y que son motivo de la discordia con el Ministerio de Illa. 

Otor revés para Díaz Ayuso y Ruiz Escudero.

Aunque desde Puerta del Sol aducen que la baja de la Gerente de la Atención Primaria se ha producido en buenos términos, y “por razones personales”, la médico de familia renunciante ha emitido una carta donde “tras una reflexión que no ha sido fácil”, decide dar un paso al costado. 

Y ha declarado en esa misiva haber “defendido a ultranza la necesidad de tener una Atención Primaria fuerte, sólida, con la dotación económica, estructural y organizativa suficiente”. Una frase a interpretar, teniendo en cuenta que Madrid es la comunidad autónoma que menos recursos dirige a la atención primaria. 

Otras Noticias