Congreso

Para los socios del Gobierno, la reforma judicial puede "ser un peor remedio que la enfermedad"

Las formaciones vascas e independentistas desconfían de la coalición gobernante.
jueves, 15 de octubre de 2020 · 04:45

El Gobierno de Pedro Sánchez tiene decidido avanzar sobre la renovación del Consejo General del Poder Judicial. El proyecto de reforma sobre el órgano judicial parece avanzar y los socios de investidura sorprendieron por sus reservas para acompañar el proyecto. 

El nacionalismo vasco (PNV), funcional a su líder Iñigo Urkullu, coincide en la reforma pero no considera “tan idóneo modificar las mayorías”. El proyecto de La Moncloa contempla la mayoría de tres quintos como primer requisito de elección para los vocales y la mayoría absoluta en caso de no alcanzarse la segunda.

La formación liderada por Aitor Esteban acompañaría limitar al PP.

El nacionalismo vasco (PNV), Esquerra Republicana (ERC) y la izquierda de Más País expresaron ciertas discrepancias. Si bien ERC tiene una relación en construcción con Sánchez, las otras dos formaciones son más cercanas y aún asi mostraron desconfianza.  

Apelamos de nuevo a la sensatez y la cordura para que el diálogo entre partidos pueda reconducirse

El líder de Más País se refirió al proyecto de La Moncloa en su cuenta de Twitter.

Es preciso que a lo dicho por los representados por Aitor Esteban (PNV) se sume la “posibilidad de acabar con el obstruccionismo” popular que plantearon. Sin embargo, Iñigo Errejón advirtió que el Gobierno puede sentar “un precedente peligroso a largo plazo”.

Que no sea peor el remedio que la enfermedad.

Rufián fue otro de los diputados que se desmarcó de la reforma promovida por el Gobierno de Sánchez.

También el dirigente de Más País recordó a la coalición del PSOE y Podemos que en democracia “se está de paso”, dando cuenta que las garantías deben ser funcionales al oficialismo y la oposición. Gabriel Rufián (ERC) expresó sus temores ante un sistema judicial que ya considera “poco decente” ante la actuación sobre el independentismo.

"Pan para hoy y hambre para mañana", define el diputado catalán. El Poder Judicial y las formaciones encontraron un punto de críticas en común: la excesiva politización de un órgano judicial esencial para la convivencia democrática. La aprobación de la reforma puede correr peligro por los propios socios de Sánchez.

Otras Noticias