Fiesta Nacional

Los tensos encuentros protagonizan el acto del 12 de octubre

El clima político enrarecido le da marco a una ceremonia atípica.
lunes, 12 de octubre de 2020 · 10:19

El acto por el Día de la Fiesta Nacional ha sido presidido por los Reyes, pero acompañados en el protagonismo por la tensión entre las altas figuras de la política y por la sobriedad en las formas que impone la pandemia. 

Este mediodía, la celebración institucional ha logrado reunir en el Patio de la Armería a Don Felipe y Doña Letizia, todos los miembros del Gobierno, la cúpula judicial, las autoridades madrileñas y los jefes de las Fuerzas Armadas. 

Pero la reunión de las máximas representaciones del Estado que sería habitual en un 12 de octubre, ha estado signada por la crisis severa que atraviesan todas las instituciones - monarquía, Ejecutivos y Poder Judicial- y los severos desencuentros entre que se han venido produciendo en los últimos meses. 

La presencia inmanente de la evolución del coronavirus en España ha flotado por sobre toda la ceremonia, imponiendo un marco de austeridad atípica para el día festivo, con el conflicto por el estado de alarma en Madrid como telón de fondo. 

 

La tensión política que precedía al Día de la Hispanidad, ha hecho poner el foco en los gestos generados en los encuentros entre actores en conflicto: Sánchez y Ayuso, Iglesias y Felipe VI, el Gobierno y el CGPJ. 

El acto en el Palacio Real permitía un esperado cara a cara entre el presidente Sánchez e Isabel Díaz Ayuso - que no habían tenido contacto desde la orden de cierre de Madrid-, y que se ha resuelto con un saludo escueto y sin que los dos dirigentes conversen en forma directa. 

La primera vez para Pablo Iglesias en una Fiesta Nacional también generaba expectativas por el reciente recrudecimiento de las discrepancias entre los dirigentes de Unidas Podemos y la Casa Real. Todo se ha centrado en esos dos segundos en los que el vicepresidente ha saludado a Felipe con un frío y leve movimiento de cabeza. 

También ha llamado la atención una conversación de tres minutos en una corrillo entre Iglesias y Carlos Lesmes, presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, que deberá decidir sobre la imputación al líder de Podemos. Una muestra de cómo el clima político enrarecido ha prevalecido frente a los desfiles y piruetas de los aviones que suelen hacerse notar en la celebración del 12-O.

Otras Noticias