Polémica

La escultura de Largo Caballero amaneció pintada y el Gobierno cruzó a Vox

El exlíder sindicalista sigue dividiendo a los españoles.
sábado, 10 de octubre de 2020 · 11:47

A dos días del Día de la Hispanidad, una nueva polémica sobre las figuras históricas de nuestro país amaneció en este sábado de confinamiento en la capital española. Las redes se hicieron eco de la pintada sobre el monumento de Francisco Largo Caballero, al tiempo que algunos integrantes del Gobierno central se manifestaron.

Sindicalista y de tendencia comunista, Largo de Caballero divide a los españoles. En este día, su escultura vio el sol con pintadas y descalificaciones en la zona de los Nuevos Ministerios de Madrid. Pero la polémica tiene su raíz en la intención de los madrileños de quitar el homenaje. 

En la legislatura madrileña avanzaron con proyectos en contra del exsindicalista.

Javier Ortega Smith (Vox) presentó una moción en la Asamblea de Madrid para retirar los nombres de Indalecio Prieto y Largo de Caballero de los callejeros. Basándose en la Ley de Memoria para remover reconocimientos franquistas o comunistas, la propuesta fue apoyada por el Partido Popular y Ciudadanos.

Ambos son exponentes antidemócratas que no merecen un reconocimiento en las calles de Madrid

El PSOE repudió el hecho.

Algunos califican a Largo de Caballero como el “Lenin español”. El popular Borja Fanjul apoyó la moción y se aprobó con la mayoría de casi 70 votos que reúne la coalición PP-Ciudadanos junto a Vox. Por otro lados, historiadores buscan frenar esta arremetida con argumentos “documentados”.

La titular de Trabajo Yolanda Díaz (Unidas Podemos) denunció la pintada en sus redes sociales. La política gallega acusó directamente a la “ultraderecha”, en alusión a quienes votaron contra Largo de Caballero. En este sentido, Vox prepara un especial acto para este lunes, en contra de la prohibición del Gobierno central de la celebración tradicional.

La representante de Izquierda Unida denunció el polémico hecho en su cuenta de Twitter.

La falta de respeto por los valores democráticos y la ignorancia crean el caldo de cultivo para la intolerancia.

Para los expertos, las acusaciones contra el exsindicalista Caballero redundan en “viejos y desacreditados clichés de propaganda franquista”. Sin embargo, existen pruebas casi concluyentes del propio líder comunista sobre su participación en la dictadura de Primo de Rivera, un hecho cuestionado por los cuadros del PSOE.

Otras Noticias